Crítica: In Time

Título: In time
Director: Andrew Niccol
Género: acción
Duración: 109 minutos
Intérpretes: Justin TimberlakeAmanda Seyfried, Cillian Murphy, Olivia Wilde, Alex Pettyfer 
In time, tráiler y póster en español
Tráilers y pósters de In time, con Justin Timberlake y Amanda Seyfried
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Curioso punto de partida de una cinta de acción ambientada en un mundo donde el tiempo lo es todo.

Andrew Niccol parece obsesionado con mostrarnos que todo en la vida tiene sus fallos, aunque parezca impecable o muestre una cara espléndida. En ‘Gattaca’ nos enseñó que una sociedad donde se valora a los genéticamente perfecto puede ser netamente injusta. También lo son aquellos mundos aparentemente impolutos, como el que vive el protagonista de ‘El Show de Truman’ -una película de Peter Weird con guion de Niccol-, donde se  impide por todos los medios el libre albedrío de aquellos individuos que viven en él. El cineasta norteamericano también nos enseñó cómo un ser humano teóricamente sin mácula como ‘Simone’ solo podía ser  una imagen creada por ordenador. En resumidas cuentas, el director norteamericano deja claro en sus ficciones que casi todo en esta vida es un juego de apariencias.

En In time, Niccol vuelve a interesarse por las distopías, como ya hiciera en ‘Gattaca’. El responsable de ‘El señor de la guerra’ nos sumerge en una sociedad donde las personas son siempre jóvenes. Su envejecimiento se detiene a los 25 años. Eso no significa que sean  inmortales. Al revés, el tiempo se convertido en el valor de cambio y cualquier persona con aspecto de un hombre o mujer sana puede morir si se le acaba su saldo personal.

De esta manera, los ricos son aquellos que disponen de más tiempo, mientras que los pobres viven con la eterna congoja de morir en casi cualquier momento.

Harto de esta situación, Will, un chico que ha visto cómo moría su madre cuando se quedó sin tiempo, decide emprender un viaje a las zonas más ricas de este peculiar mundo. Su intención es robar todos los minutos posibles al mayor banquero de tiempo. De paso, secuestrará a la hija del magnate, que terminará enamorándose de él y cometiendo atracos para repartir el tiempo entre los más necesitados. Tras la pista de ambos se encuentran un peculiar agente de la ley y un mafioso.

Con este argumento, Niccol desarrolla un thriller que  promete ser diferente, aunque acabe siendo poco más que una película de acción más o menos convencional.

El director y guionista presenta una sociedad injusta y triste donde los ricos viven apartados totalmente de los pobres para no tener que presenciar como estos mueren. No obstante, la inmortalidad no es jauja y todo el mundo, hasta los más ricos, se terminan hartando de vivir. Sin embargo, a pesar de tratarse de ideas interesantes, ninguno de estos dos aspectos de In Time está lo suficientemente desarrollado más allá del planteamiento inicial y alguna línea de diálogo altisonante metida con calzador.

Niccol se limita a rodar de una manera correcta y elegante la peripecia de una parejita a medio camino entre Bonnie and Clyde y Robin Hood. El filme se convierte así en un largometraje de acción más que no indigna, aunque tampoco produzca gran emoción.

El deficiente trabajo de la mayoría de los actores tampoco ayuda demasiado a que el espectador se interese por los personajes. Justin Timberlake resulta demasiado blando como el protagonista, mientras que Amanda Seyfried parece perdida en todo momento como esa Bonnie retrofuturista. Por su parte, Alex Pettyfer, en el papel el mafioso que persigue a los tortolitos, vuelve a demostrar que sus cualidades interpretativas no van más allá de un rostro atractivo. Solo Cillian Murphy insufla algo de vida a ese agente que sigue a la peculiar parejita

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...