Crítica: Increíble pero falso

Increíble pero falso, con Ricky Gervais

Título: Increíble pero falso
Título original: The invention of lying
Directores: Ricky Gervais y Matthew Robinson
Género: comedia
Duración: 100 minutos
Fecha de estreno en España: 30 de abril
Intérpretes: Ricky Gervais, Jennifer Garner, Rob Lowe, Jonah Hill
Trailer: Increíble pero falso
Trailer: The invention of lying
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Fállida comedia con excelentes ideas pero una floja puesta en escena. Sigue estando por encima de la media.

La nueva película del cómico británico Ricky Gervais sólo hace honor a medias a su autor. Increíble pero falso tiene un estupendo inicio, y a lo largo de su metraje se suceden bromas espléndidas, pero la impresión general es que se trata de un film desangelado y fallido que sólo se contempla con curiosidad. Una pena, porque originalidad y momentos memorables no le faltan.

Increíble pero cierto es un film bastante irregular, pero finalmente agradable. Y en el caso de Ricky Gervais, se lo crean o no, eso último es síntoma de que tenemos un problema. El hacedor de ‘Extras’ o ‘The Office’ dirige su despiadada mala baba hacia todo y todos, convirtiendo lo políticamente incorrecto, el humor en sí mismo, en motivo principal de chanza. El humor de Gervais es de base incorrecto (basto sólo cuando es necesario, lo cual sucede a menudo) y definitivamente incómodo de ver. Y a la vez, enormemente divertido y siempre inteligente.

La película, sin embargo, cede en su segunda mitad a los designios de la comedia romántica más convencional, aunque ese no sea el peor de sus defectos. Creo recordar que Ghost Town (Me ha caído el muerto), la otra de las incursiones americanas de Gervais, también lo hacía, sin que el film se viniese abajo en absoluto. El problema principal es que muchas de las ideas de Increíble pero cierto no se materializan con bastante fuerza, y estamos hablando de un film que, precisamente, las tiene. Gervais se muestra tímido o incapaz a la hora de exprimirles el jugo y llevar más allá a los personajes. Mientras, la película apunta reflexiones lúcidas y bastante originales sobre la religión y el juego amoroso, así como el valor de la mentira en nuestra interacción social. Pero la puesta en escena carece de la más mínima garra , lo que impide que esas ideas lleguen correctamente al espectador.

Además, el film debería haber sido mejor ajustado en su fase de montaje. Increíble pero falso da cierta impresión de sosería, de dilatación innecesaria en algunos tramos. Si a ello añadimos que el film cede durante su segunda mitad a apuntalar sus ideas para desplazarse hacia una convencional comedia romántica, pues mal vamos. Gervais no pone un buen broche a la película y no tiene más remedio que recurrir a fórmulas seguras, blanditas y algo condescendientes. No obstante, Increíble pero falso nunca desagrada en exceso y se contempla con expectación, siendo claramente superior a muchas comedias estrenadas a lo largo de los últimos meses.

Además, los actores están siempre bien. Por supuesto, Gervais tiene la medida cogida al papel de gordito fracasado, como insiste el narrador del film. Jennifer Garner da muestra de su encanto y suficiente talento, y secundarios como Rob Lowe o Tina Fey rematan bien cada una de sus apariciones (ver cuando el primero le espeta al protagonista las razones de su odio hacia él: a esos momentos me refiero). No deja de haber gags auténticos y memorables, como las que hacen referencia a la publicidad, a cierta marca de refrescos, o la inteligente reflexión sobre el cine en un mundo donde no existe la mentira… y atención al cameo de cierto actor como policía. Una pena que Gervais no le saque todo el partido al mundo que ha creado, y sobre todo, que no acierte con el ritmo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...