Crítica: Indomable (Haywire)

Indomable critica

Título: Indomable (Haywire)
Título original: Haywire
Director: Steven Soderbergh
Género: acción
Estreno en España: 2 de marzo
Intérpretes: Gina Carano, Michael Fassbender, Michael Douglas, Antonio Banderas
Indomable, trailer español
Primeros 5 minutos de Indomable
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆

Steven Soderbergh se ha pasado al thriller de acción en una de sus variantes más puras, la representada ahora mismo por la fundamental trilogía de Jason Bourne que protagonizó Matt Damon en la pasada década. Pero como era de esperar, la aportación al género del realizador de la espléndida Contagio se fundamenta no sólo en esa referencia actual, sino en cómo su particular, estilizado y distante estilo visual y narrativo se compatibiliza con un género que en su acepción actual, parece caracterizado por su velocidad y necesidad de sorpresas constantes. Se podría decir que la labor de Soderbergh tras las cámaras se convierte en el principal distintivo y razón de ser de Indomable (Haywire), pero también, y finalmente, en su propia perdición.

La revisión que Soderbergh le hace al género se fundamenta en un guión telegráfico, que bien podría haber estado protagonizado por Jean Claude Van Damme hace diez años. El procedimiento, en realidad, no deja de tener su lógica. El realizador toma este esquemático punto de partida para realizar una aportación que en esencia se caracteriza por depurar el género de algunos de sus elementos más vistosos y pirotécnicos (el montaje nervioso, las persecuciones ruidosas, las sorpresas constantes) en beneficio de una estética más oscura y chill-out. Las peleas y persecuciones de Indomable (Haywire) carecen del histerismo visual de Paul Greengrass o incluso Michael Bay, y se desarrollan limpiamente ante el espectador, en un rasgo de estilo ciertamente refrescante que, junto a las excelentes localizaciones europeas del filme, le proporcionan a la película un aura de sofisticación que es, diríamos, casi europea.

El problema es que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. La historia se limita a acumular un puñado de situaciones o escaramuzas protagonizadas por la hierática Gina Carano, tan extrañamente fotogénica como finalmente mediocre actriz. La retahíla de estrellas ejerciendo de elementos decorativos de la función, otro de los rasgos habituales en Soderbergh, le ha funcionado mejor en otras ocasiones, y no amortigua la impresión de que no existe la más mínima empatía emocional con la protagonista. A Soderbergh tampoco le interesa demasiado el suspense o la propia acción, y se limita a explotar la fotogenia de Barcelona o Dublín, y de sus estrellas. Indomable (Haywire) es un experimento de Soderbergh con la acción, pero ni se decide a abordar el género con el entusiasmo esperable, ni aclara sus intenciones más allá de mínimas modificaciones en el envoltorio. A Indomable (Haywire) le falta rigurosidad y verdad emocional, por lo que se queda en un título menor. o que las intenciones de su director fueran precisamente esas no es tanto un ejercicio de estilo como un menosprecio a sus precedentes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...