Crítica: Infierno blanco

Infierno blanco crítica

Título: Infierno blanco
Título original: The Grey
Director:  Joe Carnahan
Género: Thriller
Duración: 87 minutos
Fecha de estreno: 24 de febrero de 2012
Intérpretes: Liam Neeson, Dermot Mulroney, Frank Grillo, Joe Anderson.
Infierno blanco, tráiler español
Infierno blanco, tráiler Red Band y póster español
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Interesante survival con un perfecto Liam Neeson.

Joe Carnahan sorprendió a la crítica con un thriller realista y sumamente seco titulado Narc. Sin embargo, sus trabajos posteriores, Ases calientes y El equipo A, le alejaron de la senda marcada por su primera película y le convirtieron en otro artesano más de superproducciones hollywoodienses. Infierno blanco supone en cierta medida su vuelta a un cine de acción más realista, aunque la cámara en mano no sea aquí un recurso tan importante como en su segundo largometraje.

La cinta nos cuenta la vida de Ottway, un hombre que se encarga de matar lobos mientras su compañeros trabajan en una base de Alaska. Deprimido, el hombre se sube con sus compañeros a un avión. Poco después del despegue, el aparato se estrella en medio de la nieve. Los supervivientes, encabezados por Ottway, tendrán que hacer frente al hambre y el frío mientras tratan de huir de un grupo de lobos acechantes.

Carnahan basa su filme en la figura del personaje de Ottway, al que da vida un soberbio Liam Neeson. Este hombre, que intentó suicidarse mientras estaba en el campamento, hará todo lo posible por salir adelante con sus compañeros en un lugar donde los elementos se han puesto en su contra.  El realizador sabe sacar provecho de ese manto blanco que lo cubre todo y  que contrasta con la sangre que se va derramando cada vez que uno de los hombres muere.

Lástima que un guion algo mecánico y alargado, que se limita en su última mitad a ser poco más que una sucesión de muertes,  y unos flashbacks un tanto cursis y metidos con calzador  desluzcan un tanto este interesante survival que enfrenta al hombre con una naturaleza salvaje y nada clemente. No obstante, se agradece la dureza del tono general del filme y un final nada complaciente con el espectador más habituado a las grandes producciones de Hollywood.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...