Crítica: ‘Inmaduros’

Pase el tiempo que pase la verdadera amistad siempre permanece y no me refiero ni mucho menos a esas intensas y desgarradas amistades que promueven las redes sociales. Reconozcámoslo, la gran mayoría de tus amigos de Facebook no son tus amigos, son, como mucho, conocidos. Es más, un amigo de verdad jamás te enviaría, día sí y día también, una solicitud para que juegues a través de Facebook a algo tan apasionante como Cityville. El que hace eso es que no te quiere. Un amigo de verdad es alguien en quien realmente puedes confiar (o en quien merece la pena confiar). Es alguien que te aporta cosas y que siempre va a estar ahí. Las circunstancias de la vida son muy diversas y pueden hacer que unos amigos pierdan el contacto durante diez o más años pero cuando se reencuentren será como si la última vez que se vieron hubiese sido el día anterior. Esa es la verdadera amistad.

inmaduros

Escena de 'Inmaduros', de Pablo Genovese.

Este es al menos el punto de arranque de la película italiana ‘Inmaduros’ (‘Inmaturi’), el de la amistad imperecedera. Aunque como su propio nombre indica todo el film gira en torno a la inmadurez, por qué dilatamos la toma de decisiones, por qué nos negamos a hacer aquello que en realidad toca. ‘Inmaduros‘ es la historia de un grupo de amigos se vuelve a reunir después de veinte años para estudiar juntos el examen de acceso a la universidad ya que el que hicieron años atrás ha sido invalidado por el Ministerio de Educación. En este reencuentro despiertan la amistad y los recuerdos que les unían.

Se trata de una comedia coral en la que cada personaje tiene su momento. El grupo es amplio y variopinto. Luisa, una ejecutiva que tiene una niña con la cabeza mejor que ella. Giorgio, un psicólogo con la pareja perfecta pero que no quiere tener hijos. Piero, un locutor de radio con miedo al compromiso. Francesca, una cocinera que intenta superar su adicción al sexo. Virgilio, un vividor. Y por último Lorenzo, un asesor inmobiliario que todavía vive con sus padres. De todos estos personajes el que mejor funciona cómicamente hablando es el de Lorenzo, que además es el más feo de todos, lo que siempre ayuda a la hora de crear simpatías.

Dirige Paolo Genovese al que le sale una película muy irregular con muy buenos momentos cómicos pero en la que hay demasiados lugares comunes. También hay que decir que más que ante un cuadro de vida, nos encontramos ante una parodia ya que las situaciones, los personajes e incluso las interpretaciones están muy estiradas, no resultan naturales. Genovese tiene también una predilección por el dulce y son muchos los momentos en los que la película cae en el pasteleo y la cursilería. Pero también hay que decir que la cinta funciona muy bien como despertador de la nostalgia y sales del cine pensando en aquellas personas con las que compartiste grandes momentos hace tiempo y que, por unos motivos o por otros, han desaparecido de tu vida. ‘Inmaduros’ es un canto romántico a recuperar esas amistades y sobre todo a recuperar la juventud, aunque el director también nos dice que todo tiene su tiempo y que hay que mirar adelante.

En cuanto al casting son todos actores y actrices italianos desconocidos para nosotros: Raoul Bova, Luca Bizarri, Barbora Bobulova, Ricky Memphis, Paolo Kessisoglu y Ambra Angiolini. Ofrecen unas interpretaciones pasadas de rosca que están muy en la línea de lo que la película ofrece.

A pesar de su falta de profundización en personajes y conflictos resulta ser una película entretenida de fácil digestión pero que no aporta nada nuevo. Por supuesto que el público que haya dejado la juventud años atrás podrá evocar ciertos momentos y situaciones, como en la escena en la que comentan que se quedaban en la puerta de una chica durante horas solo para verla entrar y salir de casa. Aunque le falte brillantez y finura es una película que por momentos toca la fibra sensible. Al fin y al cabo, todos hemos sido jóvenes alguna vez.

Puntuación: 2/5

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...