Crítica: Jennifer’s body

Megan Fox en Jennifer's body

 Título: Jennifer’s body
Directora: Karyn Kusama
Género: terror, comedia
Duración: 100 minutos
Estreno en España: 25 de septiembre
Intérpretes: Megan Fox, Amanda Seyfried, Johnny Simmons, J.K. Simmons
Jennifer’s body, tráiler y póster español
Jennifer’s body, nuevo póster y trailer para todos los públicos
Jennifer’s body, tráiler de la nueva película de Megan Fox
¿Debo ir a verla? ★½☆☆☆ Pretenciosa y aburrida, es lo que tiene querer rizar el rizo porque sí.

Jennifer’s body crea expectación de manera doble. Por un lado, supone el regreso de Diablo Cody después del Oscar a su guión original por la apreciable Juno. Por otro, es una nueva oportunidad para que Megan Fox explote su atractivo y demuestre si hay algo más allá de él.

Cody se confiesa admiradora tanto del género de terror como de la comedia adolescente, géneros que no se llevan nada mal –recuerden la reciente Arrástrame al infierno-. Pero en Jennifer’s body tal combinación parece aquejada de numerosos problemas que hace que no peguen ni con cola, lo cual me lleva a dudar de sus verdaderas intenciones.

El exceso de pretensiones de la cinta hace que ésta pierda toda la frescura necesaria para este tipo de película. Está claro que la vía tomada por Cody no es hacer ni una cinta de terror ni una comedia adolescente. Jennifer’s body es, en realidad, un tratado de sugerencias sexuales que se pretenden malsanas y tortuosas, destinadas a afirmar el sufrimiento de la mente adolescente y los delirios de la carne.

Todo eso estaría bien –muy bien- si fuera un film ágil y con una sólida construcción, así como una comedia espontánea o divertida. Pero el film carece de ironía más allá de la anticlimática verborrea escrita por Cody, siendo, en definitiva, una de esas comedias que no dan risa, además de una película de terror que no da miedo. La única perturbación que provoca es tratar de entresacar las muy egoístas pretensiones de su creadora –no faltan más de dos y de tres referencias al 11-S-, que sólo se materializan en tedio para el espectador.

Y la mayoría de esos problemas vienen por las ansias de Cody de dejar su impronta en un guión que se quiere afilado, inteligente y cínico y se queda, como mucho, en el tercero de dichos adjetivos, lo cual no es garantía de triunfo ni siquiera entre los defensores más acérrimos y postmodernos de la guionista. De modo que cuando el relato llega a su final, o cuando se decide a materializar algunos de sus elementos más supuestamente perturbadores (sí, un beso entre las dos contendientes, con lengua incluida, o su pretendida rivalidad) uno no puede sino desenchufar aún más de lo que está siendo contado.

Pese a todo, ahí queda la competente labor de Amanda Seyfried e incluso de Megan Fox, que se limita a dar lo que se la pide, junto a alguna otra perturbadora idea visual –Jennifer sonriendo a cámara lenta a Needy, revelando una perfecta dentadura ensangrentada-. Pero no dejan de ser destellos en una cinta que se dice una reivindicación de las mujeres, pero que se queda en la pelea en el barro entre chorbas que Cody tanto dice odiar.

En Notas de Cine | Todo sobre Megan Fox

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...