Crítica: Kick Ass

Kick Ass crítica

Título: Kick Ass
Director: Matthew Vaughn
Género: comedia, acción
Duración: 110 minutos
Fecha de estreno: 4 de junio
Intépretes: Aaron Johnson, Nicolas Cage, Mark Strong, Chloe Moretz, Christopher Mintz-Plasse
Kick Ass, trailer final español (y mini crítica)
Trailer: Kick Ass, adaptación del cómic Marvel
Hit Girl rules
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Patea el culo a Iron Man 2 en su propio territorio. Una mezcla imperfecta de Spiderman y Kill Bill que, de todas formas, no te puedes perder.

Kick Ass es una colorista revisión de los mitos del cómic desde un prisma sarcástico e irónico. Y lo hace siguiendo de pe a pa todos los lugares comunes de las cintas de superhéroes, desde el paria social convertido en justiciero enmascarado, a los amores imposibles, a las Némesis malignas surgidas casi por generación espontánea. El resultado no se atraganta y patea el trasero a superproducciones mayores en su propio territorio.

Vaughn viste de violencia estilizada y sarcástica el show, apelando al mismo tiempo tanto a la complicidad del público aficionado al cómic como a la de un espectador ajeno al mito del superhéroe. Kick Ass aporta suficiente ironía como satisfacer de distinta manera a unos y otros, pero pide a cambio que el público acepte la violencia divertida de la que hace gala un film protagonizado, en definitiva, por escolares que se enfrentan a asesinos despiadados.

El resultado es un film más exigente de lo que parece, pero que sabe recompensar al espectador que acepta sus reglas con cantidades suficientes de espectáculo y diversión. Aporta buenos personajes, no satura con ruido innecesario y tiene un sentido de la diversión atrevida y grotesca que, al igual que ‘Kill Bill’ (film al que recuerda en su uso humorístico de la violencia salvaje) o incluso Wanted, no es apta para todos. Por no hablar que destila verdadero amor por el cómic de superhéroes, al que respeta y ama con ardor inusitado.

El film suaviza y aporta cierta delicadeza en algunos de los momentos más despiadados del material original, pero lo hace siempre en beneficio de los personajes. Precisamente en este último aspecto destaca una de las mejores escenas del film, aquella en la que Hit Girl irrumpe a oscuras en el lugar donde están siendo torturados los protagonistas, y que culmina de forma dramática. Vaughn combina en ese momento violencia hilarante y gore, drama y comedia de forma extraña y absolutamente emocionante, y poco después de eso prolonga el desenlace de la historia añadiendo más espectáculo y risas de traca.

Presten atención a la interpretación de Chloe Moretz, una de las pequeñas protagonistas, y a su química con un Nicolas Cage que demuestra que sabe quedarse en un segundo plano. Por no hablar de Mark Strong, uno de los actores más capacitados para ejercer de villano de los últimos años. Vaughn, pese a que no llega a definir del todo bien a los personajes e implicarnos en sus sentimientos, hace esfuerzos en el buen camino y crea situaciones emotivas y simpáticas que justifican la violencia irónica y el contenido geek del show (atención a la reflexión de Kick Ass cuando cree que va a morir: «voy a perderme el final de Perdidos»)… Definitivamente, el film no es apto para paladares vetustos.

Hasta aquí lo bueno, ahora lo malo. Kick Ass tiene un desarrollo algo errático y confuso, que resta interés a las peripecias de los protagonistas durante el segundo acto. A pesar de que se recupera –y de que manera- con la explosión de violencia final, Vaughn pierde el fuelle ganado durante la primera mitad y no acierta a definir bien algunos vericuetos de la trama, que se presenta como confusa, descolgada y presa de irregularidades durante, por ejemplo, toda la sección en la que Red Mist hace acto de aparición. No obstante, creo que Kick Ass destaca por su tono de comedia irónica y que merece ser vista una y dos veces, si es necesario.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...