Crítica: La búsqueda. El diario secreto

la-busqueda-2-poster.jpg

Título original: National Treasure. Book of secrets
Dir: Jon Turteltaub
Género: Aventuras
Intérpretes: Nicolas Cage, Diane Kruger, Jon Voight, Ed Harris, Helen Mirren
Fecha estreno en España: 21/12/2007
Web oficial

Dentro de las coordenadas del cine navideño junto a Soy Leyenda, 2007 pasará sin duda a la historia -es un decir- por el estreno de la segunda parte de La Búsqueda, apuntando maneras para repartirse el jugoso pastel en que se convierte la taquilla en estos escasos días. Lo mejor que puede decirse de La Búsqueda. El diario secreto, es que se olvida justo después de salir del cine, o incluso durante la propia proyección. Se trata de un film tan entretenido como ligero, sin ninguna voluntad de calar en nada.

Ben Gates (Cage, con peores peluquines cada vez) ve como el honor de un antepasado suyo, héroe en la guerra de secesión, es mancillado por el misterioso Wilkinson (un despistado Ed Harris). Es por ello que el aventurero Ben se embarcará en una nueva búsqueda que, no me pregunten por qué, le llevará a encontrar un nuevo tesoro con la ayuda de su ex Abigail (Diane Kruger), sus padres (Jon Voight y Helen Mirren) y su ayudante Riley (Justin Bartha).

Como puede observarse en la sinopsis, incluso sin haber visto el título precedente, la secuela de La búsqueda tiene mucho de reunión entre amigos, saturándose, al igual que la saga Piratas del Caribe (también producida por Jerry Bruckheimer, confirmando como éste se adueña de la taquilla mundial cada vez que le apetece: una franquicia para el verano, otra para navidad), de personajes, gags, situaciones -el como una lleva a la otra es casi lo de menos, como la que engloba el secuestro del Presidente-, y escenas de acción (al menos, La búsqueda 2 nos obsequia con una persecución bien maja por las calles de Londres).

Todo ello cae en saco roto, puesto que el desarrollo es confuso y la combinación de elementos de la fórmula, aleatorio aparte de nada original: un poco de Dan Brown y sus novelas de códigos varios, otro poco de Indiana Jones descafeinado, otro poco de otras películas de Bruckheimer, y otro de producciones Disney para todos los públicos. Pero es que es así como hay que tomarse el invento: un entretenimiento familiar espectacular y con una razonable inventiva, al margen de lo que pueda llegar a significar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...