Crítica: ‘La Cazarecompensas’

Stephanie Plum es una mujer sin trabajo y con muchas deudas. Como su situación económica es desesperada tiene que recurrir a soluciones fuera de lo común, así que comienza a trabajar como agente de fianzas. Su nuevo trabajo consiste en entregar a las autoridades a los delincuentes que se encuentran en busca y captura a cambio de un porcentaje de la fianza. Su primer encargo es encontrar a Joe Morelli, un policía acusado de asesinato al que, además, Stephanie entregó su flor cuando ambos estudiaban en el instituto.

El argumento es simple ¿verdad? Pues el resto de la película también lo es. ‘La cazarecompensas‘ (‘One for the money’) es un film de una abrumadora simpleza. Sinceramente uno se pregunta por qué películas así llegan a las carteleras españolas (y del resto del mundo). Supongo que es una cuestión de distribución y que llegan a nuestras pantallas por imposición porque me parecería muy feo que alguien en su sano juicio pensara que el público merece y tiene que ver películas como esta.

la cazarrecompensas

Escena de 'La Cazarecompensas'.

Y no es por el argumento en sí. Al fin y al cabo los argumentos, por lo general y salvo enrevesadas excepciones, se pueden resumir de manera sencilla en pocas líneas. Ya está todo inventado, los roles de los personajes, las acciones… (recomiendo echarle un vistazo al libro ‘Morfología del cuento’ de Vladimir Propp. Sí, te has dado cuenta, me estoy tirando el rollo). Es por el cómo. ‘La cazarrecompensas’ es una película muy superficial. Como espectador no hay nada que puedas llevarte de la película una vez que sales del cine. Es puro entertainment pero un entertainment carente de virtudes. Es un film destinado a ser olvidado como tantas y tantas otras comedias de mucha voluntad y poca gracia que se han hecho desde que los Lumière inventaran el cine.

Supongo que algunos compañeros de la crítica se sentirán ofendidos, se rasgarán las vestiduras, echarán bilis por la boca y maldecirán su profesión por tener que ver películas como esta.

Señores, tampoco hay que ser extremistas. Yo llego al cine, me siento en mi butaca y me trago la película que sea sin sufrimientos, sin dramas. Está bien, hay ocasiones en las que te toca una película absolutamente infumable y en esos momentos deseas que la muerte venga a visitarte y te lleve bien lejos mientras te dices “quizás me arranquen la piel a tiras en el infierno, pero por lo menos no tendré que ver esta película. Afortunadamente este no es el caso de ‘La cazarecompensas’. La película es mala pero no se hace demasiado larga y verla no es un suplicio si vas con la predisposición adecuada. Esto es: encefalograma plano y a ver pasar imágenes mientras devoras un gigantesco combo de palomitas y refresco de cola. Se ruega a los espectadores que desconecten su actividad cerebral durante el visionado de la película, producto made in USA.

Vuelvo a hacer hincapié en la superficialidad de la película. No profundiza en ninguna relación, en ninguna trama, en ningún conflicto. Y es que el guión tiene lo suyo. Nada está lo suficientemente desarrollado, todo está resuelto con prisas. La historia resulta forzada y los puntos de giro, las secuencias, los personajes… no son naturales. Y por si fuera poco el final de la película lo hemos visto ya un millar de veces (vez arriba, vez abajo).

Katherine Heighl, acción y comedia.

Katherine Heighl, acción y comedia.

Además los personajes son planos como la nariz de un boxeador. No sufren, carecen de conflictos internos. Son personajes con los que difícilmente nos identificamos. Stephanie es una chica que no tiene experiencia como investigadora, no sabe manejar armas pero no hay nada que no pueda solucionar o conseguir con su decisión y su torpeza, una torpeza que pretende ser cómica pero que no funciona. Y esa es otra. Los gags son de una elaboración (que no temática) infantil. Son chistes que podría hacer un niño. La película no es graciosa, como mucho es simpática.

La película está dirigida por la desconocida Julie Anne Robinson que se las apaña para mostrarnos el palmito de los protagonistas, y en especial el de Katherine Heighl, a la que conocemos por su papel de Izzie en la serie ‘Anatomía de Grey’. Pero también le saca partido al atractivo de Jason O´Mara actor que ha desarrollado su carrera en series de televisión y tv movies. Las interpretaciones están pasadas de rosca pero supongo que se trata de una elección de la directora que habrá querido forzar la máquina todo lo posible para sacar la comicidad de donde no la hay. Y evidentemente no funciona porque los personajes resultan paródicos y hacen más inverosímil aún la película.

Lo bueno que tiene es que es muy fácil de ver. Es tan fácil de ver que es una de esas películas que ves mientras haces otras cosas. Eso y el agradable físico de los protagonistas… ¡oh, vaya, qué magnífico consuelo! ‘La cazarrecompensas’ es magnífica para verla un domingo de resaca a la hora de la siesta. Así que ya sabéis, los sábados por la noche no bebáis mucho y así no tendréis que verla cuando dentro de un tiempo la pongan en la tele.

Puntuación: 1/5

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...