Crítica: La cuarta fase

La cuarta fase, crítica

Título: La cuarta fase
Título original: The fourth kind
Director: Olatunde Osunsanmi
Género: terror
Duración: 100 minutos
Intérpretes: Milla Jovovich, Elias Koteas, Will Patton
La cuarta fase, trailer español
¿Debo ir a verla? ★★☆☆☆ Terror con pretensiones de convencer que malgasta sus posibilidades con aires de falso documental

Dime de qué presumes y te diré de lo que careces. La cuarta fase podría haber sido un excelente film de abducciones, una angustiosa cinta de terror rural con extraterrestres, pero la voluntad de Olatunde Osunsanmi de convencernos de que todo ocurrió realmente, o de sorprender al personal mezclando documentación supuestamente «real» -o con aspecto de ello- con ficción, al final causa indigestión. Y es que un buen narrador no necesita de tales aderezos para provocar angustia.

La narrativa que exhibe es ciertamente peculiar: lo que hace su director es disfrazar de un falso realismo la cinta intercalando los episodios ficcionales con otros provenientes de entrevistas (realizadas por el propio director, con presencia física en la cinta) a los personajes reales que los actores representan, y fragmentos de vídeo supuestamente reales acerca de las abducciones, alternando unos y otros para hacer avanzar a trancas y barrancas la historia.

Con esto, se supone, se quiere dar verosimilitud a los acontecimientos, pero el resultado es que La cuarta fase acaba siendo un espectáculo de esoterismo barato que anula las posibilidades que tiene, o que podía haber tenido. Ni que decir tiene que no hacía ni puñetera falta ninguno de estos recursos y que todo es contraproducente, porque lo que logra realmente es romper la inmersión del espectador en la ficción, violar la credibilidad de sus actores –todos ellos competentes-, y en definitiva, evidenciar la desconfianza hacia el propio material y la capacidad del director de hacerlo creíble en pantalla.

Hay en la interpretación de Milla Jovovich una correcta –y no tan inesperada- verosimilitud que revela unas capacidades como actriz que no se le reconocen. Tampoco desentonan secundarios tan solventes como Will Patton o Elias Koteas. Pero Olatunde Osunsanmi pasa de todo, y también de construir una ambientación convincente que el privilegiado escenario rural de Alaska le proporcionaba, y centra todas sus energías en construir una especie de docudrama a lo ‘Expediente X’ que, en su ánimo de deconstruir la historia y justificarse a sí misma, se queda en un mal reportaje sensacionalista.

La cuarta fase podía haber sido un buen film de terror, pero su cabriola sin red no provoca angustia ni miedo, es más bien frustrante. Atrás quedan ciertos momentos de terror que sí acongojan, pero si el resultado está más concentrado en convencernos con advertencias a cámara que en integrarnos en su historia, en contárnosla verdaderamente, mal vamos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...