Crítica: La duquesa

Póster español de La Duquesa

Título original: The Duchess
Director: Saul Dibb
Género: Drama
Reparto: Keira Knightley, Ralph Fiennes, Dominic Cooper, Hayley Atwell y Charlotte Rampling.
Duración: 110 min.
Estreno en España: 3/04/2009
Trailer en español: La duquesa
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Drama histórico cuyas virtudes se resumen en el plano técnico

Este viernes 3 de abril se estrena en toda España La Duquesa, una producción del Reino Unido que se alzó con el Oscar al mejor vestuario en la última edición de los premios de la Academia. Ambientada a finales del siglo XVIII, La Duquesa centra su mirada en Georgiana Spencer, una mujer fascinante y admirada en su época, que es interpretada en la obra por Keira Knightley. La película narra los escarceos de Georgina con el Duque de Devonshire, y la traición de éste con la mejor amiga de ella. En otro plano describe el amor imposible de la duquesa con Earl Grey, del cuál le separan los hijos con el duque y su estatus privilegiado de duquesa de Devonshire. No son pocos los que han querido ver en esta historia un antecedente a Lady Di, hasta el punto de ser utilizado como reclamo publicitario para el filme

No obstante, sería un error buscar en su guión el mejor baluarte del filme, ya que éste se encuentra en la vertiente técnica. La recreación de una época, con sus decorados u escenarios naturales, el maquillaje, la peluquería o el vestuario, por el que consiguió la estatuilla, son trabajos de un esfuerzo incuestionable, y que se ven reflejados en la pantalla como bonitos cuadros de época.

No obstante, en ese empeño de retratar fidedignamente una época y su forma de vida se olvida del factor humano y de la dirección de actores. Es difícil en la cinta encontrar la empatía adecuada que nos sumerja en las penas de la Duquesa, y buena culpa de ello, está en la interpretación que lleva a cabo Knightley, que no está a la altura de la bidimensionalidad de su personaje. El resto del elenco, situado en un segundo plano argumental, se muestra convincente pero sin destacar: incluso un casi siempre efectivo Ralph Fiennes no consigue levantar del todo a su frío y déspota personaje, el duque de Devonshire.

La duquesa es un filme que complace verlo, por lo cuidado y detallado de su forma, pero que se ve lastrado en tempo y fuerza por un contenido del que, que pese a partir de un material con posibilidades, no se consigue sacarle el jugo necesario. Es un filme que a manos de James Ivory hubiera ganado en profundidad dramática, sin perder ni un ápice de color. Y es que en el cine el marco no lo es todo, más importante es la persona que desliza el pincel sobre el tapiz.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...