Crítica: La huérfana

La huérfana, critica

Título: La huérfana
Título original: Orphan
Director: Jaume Collet-Serra
Duración: 100 minutos
Género: terror
Estreno en España: 16 de octubre
Intepretes: Vera Farmiga, Isabelle Fuhrman, Peter Sarsgaard
La huérfana, trailer y póster en español
Trailer de Orphan
El catalán Jaume Collet-Serra dirigirá un thriller producido por Joel Silver
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Convencional, pero retorcidilla. Todo un placer culpable.

Antes de comentar La huérfana permitánme compartir mi impresión de verla con público en un cine de Nueva York, las últimas vacaciones. Incluso los mocosos que no dejaban de mirar sus móviles durante la proyección no tuvieron más remedio que prestar atención en un par de momentos, rompiendo en aplausos en dos o tres ocasiones. Sin duda, una experiencia completamente diferente a la de verla con los de aquí, igual de poco respetuosos y ruidosos, pero además sin atisbo de entusiasmo con todo aquello que se muestra en pantalla. Y ahora, la película.

La huérfana se apunta a la corriente de películas de terror con niño diabólico, pero lo hace con algunas novedades. Para empezar, la película de Jaume Collet-Serra decide mantener los pies en la tierra y no derivar hacia terrenos fantásticos. Y pese a que abunda en sustos y muertes, se ha preferido seguir la senda del thriller a la del puro terror. A Esther le pasa algo raro…

No se crean: lo mencionado arriba no hace La huérfana ni mejor pelicula ni menos tópica, pero sí da la oportunidad a que Vera Farmiga se comprometa al máximo con su papel de madre responsable –siempre lo hace-, y que Isabelle Fuhrmann sorprenda con su retrato de niña con dos o tres secretos escondidos bajo el vestido. De las actuaciones y el duelo final entre ambas se beneficia extraordinariamente el director español Jaume Collet-Serra, que sabe sacar un más que correcto provecho de ambas interpretaciones.

Aparte de esto, lo más destacable de La huérfana es la mala leche y la ironía que destila por todos sus poros en los momentos más destacables. Quedan para la memoria momentos como aquel en el que Esther espía a sus padres adoptivos en pleno arrebato sexual, o la bofetada que la niña recibe en uno de los momentos cumbre de la cinta…por no hablar de cuando ésta amenaza a la pequeña Max, sordomuda para más inri.

Pero todas estas virtudes tampoco impiden que el film, pese a ser simpático y funcional, se libre de ser en el fondo un terror común y corriente, aunque está bien facturado y sea más sobrio de lo esperado. Si uno le quita los puntos clave del argumento y su desenlace, el film se deshace como un caramelo sin que haya más detrás.. A veces también se acusa la necesidad de meter algún susto aquí y allá, para que el público no se despiste y siga prestando atención (¡!), lo cual no dejan de ser concesiones que rebajan el nivel.

Sin embargo, uno prefiere quedarse con algunos apuntes extraordinarios: la violencia y las amenazas de Esther empiezan siempre con los más indefensos, es decir, los demás niños, algo que Collet-Serra no duda en enfatizar con cierta maldad y suficiente talento visual. Y por supuesto, el desenlace, que oscila entre lo poco complaciente y lo convencional, pero siempre efectivo –atención a la frase final de Vera Farmiga, capaz de generar aplausos en el palco-. Sin duda, todo un placer culpable.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...