Crítica: ‘La isla mínima’

Alberto Rodríguez dirige una notable cinta de cine negro que destaca por la creación de una atmósfera opresiva y la sabia mezcla de suspense y crítica social.

Foto de 'La isla mínima'

El director Alberto Rodríguez continúa su particular visión de la historia de España, y más concretamente de Andalucía, a través del género policíaco. Si en ‘Grupo 7’ seguía los pasos de una unidad antidroga en la ciudad de Sevilla inmediatamente anterior a la Expo 92, ‘La isla mínima’ nos traslada al año ochenta del siglo XX con la historia de dos agentes de la ley que viajan de Madrid a un pueblo de las marismas del Guadalquivir para investigar la desaparición de un par de chicas adolescentes.

En esta ocasión, el autor de ‘7 vírgenes’, que vuelve a colaborar en el libreto con el guionista Rafael Cobos, se aleja algo del thriller para acercarse a ese cine negro donde la crítica social se impone al mero whodunit o las escenas de acción. ‘La isla mínima’ se convierte de esta manera en un retrato de la transición del régimen de Franco a la democracia. De hecho, la pareja de investigadores simbolizan de manera precisa un tiempo que se deja atrás y otro que se impone. Juan, al que interpreta con sensibilidad un espléndido Javier Gutiérrez, representa la violencia característica de la policía dictatorial, mientras que Juan, encarnado por un notable Raúl Arévalo, personificaría los aires de cambio que empezaban a imponerse.

No obstante, los dos protagonistas son solamente uno de los muchos elementos que delatan la época de metamorfosis donde coexisten elementos del pasado y ese presente que se abre poco a poco camino. En este lapso de tiempo, los retratos de Franco conviven con los de los reyes Juan Carlos y Sofía, gran parte de la población sigue mirando con miedo a la Guardia Civil y la brutalidad policial continúa estando presente. Por otra parte, el ruido de sables, que acabaría desembocando en el golpe de Estado del 23-F, se masca en el ambiente.

Sin embargo, a pesar de encontrarnos con una película repleta de elementos políticos y sociales, Rodríguez no olvida que está ante una cinta de suspense, dosificando los datos e incluyendo los habituales giros. A la vez, crea, con la ayuda de la espléndida fotografía de Álex Catalán, una atmósfera plomiza y tormentosa que acaba desembocando en una lluvia torrencial en el desenlace. Es cierto que la estética puede recordar de alguna manera a la de la primera temporada de la serie de televisión ‘True Detective’, aunque en esta ocasión parece que nos encontramos ante una mera coincidencia, puesto que ambos trabajos se rodaron casi simultáneamente.

En resumen, ‘La isla mínima’ se convierte por méritos propios en el mejor largometraje de su director y en un ejemplo perfecto de un cine de género que aúna con inteligencia entretenimiento y reflexión.

Título: ‘La isla mínima’
Director: Alberto Rodríguez
Género: Thriller, cine negro
Fecha de estreno en España: 26 de septiembre de 2014.
Intérpretes: Raúl Arévalo, Javier Gutiérrez, Nerea Barros, Antonio de la Torre, Jesús Castro, Jesús Carroza, Cecilia Villanueva, Salvador Reina.
¿Debo ir a verla? ★★★★☆

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...