Crítica: La otra hija

La otra hija

Título: La otra hija
Título original: The new daughter
Director: Luis Berdejo
Género: terror
Duración: 107 minutos
Fecha de estreno: 15 de octubre
Intérpretes: Kevin Costner, Ivana Baquero, Samantha Mathis
La otra hija, trailer español
La otra hija en el Festival de Sitges
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Efectiva cinta de terror que, pese a rutinaria, destaca por su atmósfera densa y apuntar temas sugerentes.

La otra hija es un filme de terror de atmósfera silenciosa y dramática, en el que su director, Luis Berdejo, trata de prolongar la tensión basándose en líneas maestras del suspense y el terror sin caer en los sinuosos caminos del subgénero de los niños maléficos. El de Berdejo es un debut en Hollywood que, desde luego, no aporta novedades. Pero desde luego, mucho más interesante de lo que su sinopsis da a entender.

Sin duda, la apuesta es la de crear una atmósfera cotidiana pero enrarecida, además de definitivamente fatalista. No hay ejercicios de estilo en la película, por mucho que el director trate de prolongar el suspense todo lo posible, mientras introduce elementos cada vez más sangrientos. La película destaca por una primera mitad sostenida gracias al drama doméstico de una familia disfuncional narrada sin pretensiones excesivas. Eso permite cierto lucimiento a los actores, destacando a la española Ivana Baquero con un personaje que podría haber caído en lo repelente y paródico, pero en el que está excelente (por cierto, fenomenal el inglés de la joven actriz). Costner permanece en un registro engañosamente monótono pero que acaba resultando el apropiado (y me remito a los instantes finales de la película).

Quizá la realización de Berdejo podría sido algo más potente dentro de su sobriedad. También me da la impresión de que si la película hubiera sido algo más corta no hubiera pasado nada. Pero el director vasco prolonga muy bien la tensión en líneas generales, pese a algunas torpezas, sabedor de que las cosas se van a precipitar en unos últimos cuarenta minutos que culminan en un final ciertamente valiente. Elude efectismos (hay suficientes asesinatos, pero sólo presenciamos algunos de ellos), usa el sonido muy bien y pasa olímpicamente de hacer revisiones irónicas del género.

Y sobre todo, nos obsequia con un filme de terror directo pero en el que lo de menos son los sustos, sino más bien ver cómo la amenaza se va introduciendo en un entorno cotidiano, pervirtiéndolo poco a poco, y funcionando como metáfora fantástica de ese corazón que parece latir dentro de la película (un padre que se aleja ineludiblemente de su hija, reclamada por la adolescencia, o por esos habitantes del bosque).

Berdejo en realidad no tira de referencias, por mucho que en algunos momentos el asunto nos recuerde a las ‘Señales’ de Shyamalan (en concreto, Berdejo parece referirse a la que siempre he considerado la mejor escena del filme que protagonizó Mel Gibson, y me ahorro más detalles)… El que fuera guionista de ‘REC’ busca la credibilidad de los personajes por encima de todo y da un sabor arquetípico a la pelicula que a mí me atrapa. Su apuesta por un cine de terror eficiente y directo, que elude sensacionalismos y que mira de frente al espectador, es suficiente para afirmar que la película se merecía mejor suerte de la que ha tenido. De ahí las tres estrellicas de más arriba.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...