Crítica: ‘La Saga Crepúsculo: Amanecer. Parte 2’

Llegó el ansiado final de la saga Crepúsculo con un filme menos almibarado y algo más tenso que los anteriores. No obstante, que nadie espere un cambio de coordenadas para la franquicia: esto es una fiesta para fans y los demás no estamos invitados.

La Saga Crepúsculo: Amanecer. Parte 2

A estas alturas señalar que Amanecer. Parte 2 es la mejor secuela cinematográfica de la saga Crepúsculo es simplemente insignificante. El festival preparado por los productores, la autora Stephenie Meyer y el director Bill Condon (aunque me da a mí que más por los primeros que por el último) está dirigido más a los abundantes fans de las novelas y las películas que al resto del público mortal. Igual de innecesario sería ofenderse, ahora que llegamos a la quinta película, con la grisura artística e incongruencia argumental de una historia que degrada varios géneros de una tacada, y que en realidad es sólo intrascendente. Pero hoy nos toca abordar el desenlace de La Saga Crepúsculo, y ahí vamos.

Amanecer. Parte 2 se debe única y exclusivamente a la decisión del estudio de dividir en dos la última de las novelas para, según dicen, satisfacer a los admiradores de la historia con una conclusión épica, rotunda y catártica. Eso derivó, en primer lugar, en una entrega, Amanecer. Parte 1, que se perdía en los aspectos más almibarados de la historia, estirando los sucesos hasta la extenuación y apoyándose únicamente en los modos y maneras de un reparto cuya labor sólo transmite incomodidad (es obvio que Robert Pattinson no está a gusto con su personaje ni la mitología de la serie que, por otro lado, le ha hecho rico y famoso) o incompetencia (Kristen Stewart es, probablemente, uno de los más insulsos y contraproducentes descubrimientos cinematográficos recientes).

Pero discutible o no, en todo caso es una decisión que favorece a la presente cinta, Amanecer. Parte 2. La película gira en su práctica totalidad en torno al proceso de adaptación de Bella Swann a su nueva naturaleza vampirica y, en segundo lugar, el inevitable enfrentamiento de su nueva familia y amigos con los Vulturi, un clan chupasangre que se niega a aceptar la naturaleza neófita de Bella y su hija Renesmee. Esto proporciona a Bill Condon (y al actor Michael Sheen, pasándoselo mejor que nadie) la oportunidad de integrar la narración en una cuenta atrás y un clímax de violencia y espectáculo mucho más compactos que los existentes en las entregas previas, algo que David Slade también comprendió bastante bien en la secuela ‘Eclipse’. No obstante, hay que señalar para desgracia de todos que la propia película se encarga de socavar ese mayor peso expositivo retractándose en los últimos minutos de ese desenlace violento… convertido en el mero y vergonzoso flash-forward de un futuro alternativo.

En definitiva, la saga en cuestión llega a su desenlace certificando que no es más que un revuelto, un mejunje confuso de referencias que sólo evidencian el desconocimiento y desinterés de Meyer por aquello que está explicando, al fin y al cabo un romance prohibido, o simplemente la pura obligación de salir del aprieto improvisando, tratando de mantener la atención de su entregado público volcando en la saga todo aquello que Meyer, de alguna manera, ha oído que a éste le encanta, convenientemente filtrado por una imaginación ortopédica y ultraconservadora.

No nos alargamos más: Amanecer. Parte 2 no resulta aburrida, a diferencia de las anteriores, pero eso no la hace mejor: se trata de una celebración de la vida y la pasión que sólo evidencia los tabúes y las condenas de su autora y los vicios del peor cine comercial. De aquí a un puñado de años, veremos qué queda de la excelente labor de algunos de los profesionales que han aportado su grano de arena a otorgar algo de peso específico al asunto, y aquí no hablo de las insulsas y pseudo épicas canciones de anódinos grupos emo, sino a las excelentes bandas sonoras ideadas por Alexandre Desplat, Howard Shore y de nuevo Carter Burwell (responsable de la de la primera película), quienes sí han podido plasmar musicalmente las claves de ese romance peligroso, trágico y emocionante que se supone que es la saga Crepúsculo.

Título: La Saga Crepúsculo: Amanecer. Parte 2
Título Original: The Twilight Saga: Breaking Dawn. Part 2
Director: Bill Condon
Género: romance, fantasía
Fecha de estreno: 16 de noviembre
Intérpretes: Kristen Stewart, Robert Pattinson, Taylor Lautner, Michael Sheen
Amanecer: Parte 2, trailer final español
Así es Renesmee en Amanecer. Parte 2
¿Debo ir a verla? ★★☆☆☆

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...