Crítica: La sombra de la traición

La sombra de la traición

Titulo:La sombra de la traición
Título original: The Double
Director: Michael Brandt
Género: Thriller
Duración: 98 minutos
Fecha de estreno: 18 de mayo de 2012.
Intérpretes: Richard Gere, Topher Grace, Martin Sheen, Odette Yustman.
La sombra de la traición, trailer español
¿Debo ir a verla? ★½☆☆☆ Tópico thriller repleto de giros y trampas.

Hollywood está dispuesto a resucitar a los comunistas como los malos de la película. A la espera de la revisión de ‘Amanecer rojo’, la industria norteamericana ya nos ha regalado dos películas recientes donde desentierra a los archienemigos del capitalismo: ‘El último bailarín de Mao’, lacrimógeno biopic que narra las desgracias del bailarín Li Cunxin bajo el régimen de Mao Tse Tung, y ‘Salt’, actualización del viejo tema de los espías durmientes. La sombra de la traición prosigue este particular revival de las películas sobre el terror rojo.

La película sigue los pasos de un agente retirado de la CIA que vuelve al servicio activo cuando comienzan a producirse crímenes similares a los que cometía un espía ruso que mató hace décadas. Le ayudará en sus investigaciones un joven agente del FBI que realizó una tesis sobre él cuando estudiaba.

La película de Michael Brandt, guionista de Wanted y El tren de las 3:10, tiene un gran problema: basa toda su efectividad en una trama repleta de trampas que sólo sorprenden al espectador menos entrenado. Sin embargo, más allá de los giros un tanto increíbles, el director se muestra algo pez a la hora de dar algo de vitalidad a la historia. No le ayudan en exceso una pareja de protagonistas poco inspirados. Richard Gere recurre a su limitado catálogo de gestos para dar vida a un agente con mucho que esconder, mientras que Topher Grace demuestra su escaso carisma como joven investigador que le acompaña.

Como resultado, La sombra de la traición acaba pareciéndose a muchos de los thrillers tramposos que poblaron la década de los ochenta y primeros noventa del siglo XX que a una cinta actual. En definitiva, huele a naftalina por mucho que nos lo ofrezcan como un producto nuevo y sorprendente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...