Crítica: La sombra del poder

La sombra del poder

Título original: State of play
Director: Kevin Macdonald
Género: thriller
Duración: 127 minutos
Intérpretes: Russell Crowe, Ben Affleck, Rachel McAdams, Helen Mirren, Robin Wright Penn, Jeff Daniels, Jason Bateman.
Fecha de estreno en España: 17 de abril
Trailer: La sombra del poder
¿Debo ir a verla? ★★★½☆ Convincente aunque poco original thriller, que ensalza a la profesión periodística al tiempo que critica a los poderosos.

No resulta extraño ver el nombre de Tony Gilroy entre los guionistas de La sombra del poder. El escritor de las tres entregas de la excelente saga de Jason Bourne, director de la portentosa Michael Clayton y de la discreta Duplicity, se mueve como pez en el agua cuando el tema trata de las altas esferas de poder. La ambición de los personajes los lleva al delito, y la falsedad y el engaño están a la orden del día. No es nada raroo por tanto que esté su nombre tras la adaptación al cine de la prestigiosa miniserie de la BBC State of play, que ve como su acción se traslada de Londres a Washington y como su duración (lógicamente) se reduce.

El resultado es un thriller periodístico en el sentido clásico del término, bastante distraído y por momentos vibrante. Lo más interesante radica en su mirada sobre el mundo de la prensa, con la pervivencia del periodista clásico (al que representaría Cal McAffrey, el personaje de Russell Crowe) frente al nuevo periodismo, más proclive al espectáculo, y con la red de redes como forma más efectiva de transmisión (Rachel McAdams encarna a Della Frye, la encargada del blog del Capitolio). La editora interpretada por Helen Mirren busca el máximo beneficio comercial en unos tiempos en los que el periódico clásico corre el riesgo de desaparecer. Hacia el final, la rendición del film hacia los trabajadores de la redacción termina siendo total, convirtiéndolos en los héroes de la función.

Frente a ellos, no hay ni un solo poderoso que merezca la pena. Las grandes corporaciones se llevan una vez más su merecido, aunque también lo hace el ambicioso pero incapaz político que lucha contra ellas (al que interpreta Ben Affleck). El director Kevin Macdonald toma partido en el conflicto pero por suerte consigue controlar más sus desvaríos estilísticos que en la mediocre El último rey de Escocia. La solidez de todo el reparto y la fotografía de Rodrigo Prieto le ayudan en la consecución de un producto a todas luces convincente.

Sin embargo, La sombra del poder carece de cualquier atisbo de originalidad. Puestos a buscar thrillers con trasfondo político, los hay innumerables en la historia del cine. Y para hablar de los cambios en el ámbito del periodismo, es muy superior la reciente El desafío: Frost contra Nixon. La trama tiene su interés pero parece que los trapicheos de las clases poderosas a estas alturas ya han dejado de sorprendernos. En definitiva, es como si esta historia ya nos la hubieran contado antes.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...