Crítica: Leones por corderos

Leones por corderos

Título: «Leones por corderos»
Año: 2007
Duración: 88 min.
Género: Drama, Thriller, Bélico
Director: Robert Redford
Guión y fotografía: Matthew Michael Carnahan
Intérpretes: Robert Redford, Tom Cruise, Meryl Streep, Michael Peña, Derek Luke, Andrew Garfield
Música: Mark Isham
Montaje: Joe Hutshing
Distribución: Andell Entertainment
Web oficial: www.lionsforlambsmovie.com

La película narra una nueva ofensiva en Afganistán por parte del todopoderoso Tio Sam. Paralelamente se cuentan tres historias: la primera, un profesor de universidad (Redford) trata de motivar a su más brillante alumno (Garfield) para que se vuelva a implicar en sus clases de política; la segunda, una periodista (Streep) entrevista a un senador (Cruise) quien, en una maniobra electoralista clara, le cuenta un nuevo plan ofensivo para atacar Afganistán; la tercera, los soldados destinados en dicha misión, entre los que se cuentan dos antiguos alumnos del profesor (Peña y Duke), intentan realizar su cometido en el campo de batalla.

Sinceramente, esperaba más. Ese elenco, la dirección en manos de Redford, una producción impecable y un argumento candente vaticinaba una historia con mensaje, de esas que te calan. Pero no es así: la película se queda en una anécdota, con pinceladas de la trama a las que les falta fondo. Echo de menos más furia, sobra diálogo comprensivo y faltan palabras de repulsa. Brevemente, Streep dice unas cuantas verdades al senador, pero con mucha mano izquierda y poco sentimiento.

Redford podía haberse metido hasta la cocina con este tema, pero se ha quedado flojo, como faltándole el valor suficiente para criticar tan duramente como se merece una guerra inútil y sin sentido. Muchas veces me paro a pensar qué se le pasará por la cabeza a los americanos ante el tema de las guerras que va inventándose su «estupendo» presidente, y no entiendo cómo no se sublevan. Sus jóvenes están muriendo, y sembrando la destrucción y el caos en un país que antes, por lo menos, tenía orden y concierto. Y no se echan a la calle, es más, reeligen en las urnas al sujeto que ha comenzado esa carnicería. Si el sector que está en contra de dichas guerras, protesta como lo hace Redford en esta película, hay pocas agallas para tanta masacre.

Lo dicho, la cinta está bien rodada, bien producida, bien estructurada pero le falta chicha que nos permita concluir que es una buena película. La podéis ver en la mayoría de salas desde el 9 de noviembre.

En Notas de Cine: «Leones por Corderos».

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...