Crítica: Looper

Una genialidad que transita multitud de géneros y piruetas argumentales sin perder el norte ni su sentido esencial.

Rian Johnson - Looper

Looper se inicia como una historia de cine negro que transcurre en el futuro. Joe es un prototipo noir cuya vida está marcada por un desagradable pasado carente de afecto, un presente criminal que vive en los bajos fondos y un futuro marcado por el fatalismo. El componente de ciencia ficción, con la enésima predicción distópica que vemos últimamente y los siempre agradecidos viajes en el tiempo, se introduce desde la primera escena, pero solo es una excusa, en cualquier caso elaborada con convincente originalidad, para llevar a la película a su auténtica esencia: el enfrentamiento de un hombre contra sí mismo.

Pero si se limitara a llegar ahí, Looper no pasaría de ser un estimable ejercicio de ingenio, al alcance de algunos escogidos cineastas. Lo que convierte a la película en una genialidad y eleva a Rian Johnson, su director y guionista, al olimpo, es el camino que transita el film en su segunda mitad. Sin desvelar detalles del argumento, diremos que Joe se encuentra entonces en el centro de un melodrama familiar en el que surge el terror de un modo impactante y definitivo para la historia. Aún así, Looper guarda aún un último as en la manga al camuflarse en western futurista en el enfrentamiento final. A todas estas pieles, sumemos la del cine de acción, con el tipo de situaciones en las que uno espera encontrar a alguien como Bruce Willis.

Lo insólito es que la película logra atravesar todas esas fases sin perder el rumbo. Hay excentricidad y descaro, cualidades que siempre ayudan en estos casos, pero no es Looper un mero artefacto recargado con recursos para impactar al respetable. Para empezar, tras las cámaras adivinamos a un autor con la capacidad de enfrentarse a los desafíos que su propio libreto propone con total naturalidad. Si por lo que se ha explicado hasta ahora pudiera parecer que Looper contiene demasiadas claves genéricas como para sostenerse en pie, es porque no he mencionado la sensibilidad con la que Johnson maneja su material, su variedad de recursos a la hora de solucionar situaciones de puesta en escena muy diferentes, sin caer en lo aparatoso ni en la pomposidad, terrenos reservados para otros mesías del blockbuster contemporáneo.

Johnson viene, como casi todos sus colegas, de moverse en los márgenes del indie, pero al contrario que el resto, no ha perdido la ilusión por transgredir y ser original al enfrentarse a una producción más ambiciosa. Lo importante son las ideas y los personajes, construcciones complejas imprescindibles para el buen cine. Hay varios seres en Looper dignos de recordarse, pero en el centro de todos ellos están los dos Joe, el joven drogadicto que apenas recuerda una caricia de su madre como gesto amoroso, y también el hombre maduro que ha conocido el cariño verdadero y salvador. La paradoja temporal que permite poner a uno frente al otro contiene la esencia misma de la existencia humana y sus motivaciones. Lo dicho, una genialidad.

Titulo: Looper
Director: Rian Johnson
Duración: 119 minutos
Género: ciencia ficción/cine negro/ terror / western/ drama
Fecha de estreno: 19 de octubre
Intérpretes: Joseph Gordon-Levitt, Bruce Willis, Emily Blunt, Paul Dano, Piper Perabo, Jeff Daniels.
Looper, tráiler en español
¿Debo ir a verla? ★★★★☆

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...