Crítica: Luces rojas

Título: Luces rojas
Título original: Red lights
Director: Rodrigo Cortés
Género: thriller
Duración: 126 minutos
Fecha de estreno: 2 de marzo de 2012
Intérpretes: Cillian Murphy, Sigourney WeaverElizabeth OlsenRobert De Niro.
Luces Rojas, trailer final español
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Entretenido y artificioso thriller paranormal.

Rodrigo Cortés sigue obsesionado con apalear física y mentalmente a sus protagonistas masculinos. Recordemos lo mal que lo pasaba Leonardo Sbaraglia en la inquietante Concursante, donde ser el ganador de un programa de la televisión solo le traía desgracias, o el asfixiante drama de un contratista encerrado en un ataúd de Buried.

Ahora, en Luces rojas, sigue los pasos de Tom Buckley, un joven experto en fraudes paranormales que acompaña a su mentora en los peculiares casos que les toca investigar. El protagonista se verá especialmente interesado por la reaparición de Simon Silver, considerado el psíquico más importante del mundo. Será entonces cuando comience el peculiar calvario para la pareja de investigadores.

Thriller con elementos fantásticos y sorpresas finales, el tercer largometraje de Rodrigo Cortés demuestra que el cineasta español es mejor director que guionista. El realizador maneja los aspectos técnicos con absoluta maestría y consigue entretener con la intrincada y algo farragosa historia que nos ofrece. Sin embargo, todo resulta demasiado artificioso y vacío como para interesar verdaderamente.

Cortés encadena una trama a lo M. Night Shyamalan que depende demasiado de dos sorpresas finales que condicionarán todo lo visto con anterioridad. Una de ellas se puede intuir durante gran parte de la película, mientras que la otra es un tanto tramposa. Todo ello para construir una historia repleta de personajes superfluos, como la novia del protagonista o la  ayudante de Simon Silver, o tramas mal desarrolladas, como el peculiar drama que vive la veterana investigadora con un hijo que permanece en coma.

No obstante, Rodrigo Cortés se las ingenia para conseguir que el espectador siga la trama sin  aburrirse, aunque lo que vea pueda provocar cierta incredulidad. Le ayudan en su labor un inquietante Cillian Murphy, excelente como el joven investigador de lo paranormal,  y una estupenda Sigourney Weaver, absolutamente magistral como su atormentada maestra. No se puede decir lo mismo de un desafortunado Robert De Niro, que vuelve a poner el piloto automático para dar vida a un eminente psíquico,  un personaje que se merecía un mayor esfuerzo por parte de la estrella estadounidense.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...