Crítica: Luciérnagas en el jardín

Luciérnagas en el jardín, crítica

Título: Luciérnagas en el jardín
Título original: Fireflyes in the garden
Director: Dennis Lee
Género: drama
Intérpretes:Ryan Reynolds, Willem Dafoe, Emily Watson, Julia Roberts, Carrie-Ann Moss
Luciérnagas en el jardín, trailer en español
¿Debo ir a verla? ★★☆☆☆ Buenas ideas desaprovechadas en aras del convencionalismo, para no ofender a nadie.

Luciérnagas en el jardín es un drama familiar escrito y dirigido por el debutante Dennis Lee, cuya única obra como director era hasta ahora un corto con el curioso nombre de ‘Jesus Henry Christ’. Para su primera película, Lee ha reunido un reparto más que notable encabezado por Julia Roberts, Ryan Reynolds, Willem Dafoe, Emily Watson y Carrie-Ann Moss entre otros. Las difíciles relaciones entre un escritor (Ryan Reynolds) y su autoritario y cruel padre (Willem Dafoe), el cual también es escritor, conforman el núcleo argumental de esta película.

La premisa, desde luego, no es nada original, y de hecho los primeros minutos amenazan con un drama más propio de una sobremesa televisiva de sábado que de una experiencia cinematográfica. Sin embargo, poco después asistimos a la introducción de un personaje (la tía del protagonista, encarnada en su versión adulta por Emily Watson) que dará lugar al establecimiento de una tensión sexual casi incestuosa con el protagonista. En ese momento, lo que parecía un drama familiar parece convertirse en un relato de ‘despertar a la vida’ de un niño casi adolescente, pero con un elemento algo más ‘retorcido’ de lo habitual..

Sin embargo, al poco tiempo, el relato abandona ese camino para volver a internarse por la senda del drama más típico y tópico, concentrando el grueso de la narración en las vivencias de los protagonistas, ya adultos, durante unos difíciles días en los que han de convivir entre ellos mismos, sus recuerdos y sus sentimientos. Todo ello con una desgracia familiar de por medio, claro. Aún así, siguen siendo interesantes ciertos detalles de los personajes, como las poco convencionales diferencias de edad entre los distintos parientes (tíos que parecen abuelos de sus sobrinos, primos que parecen tíos de sus otros primos, etcétera), quizá intentando resaltar el abismo comunicativo que existe entre ellos.

La labor interpretativa de los actores es sencillamente pasable, puesto que todos y cada uno de ellos se mueven en su registro habitual, sin que haya nada en su trabajo que destaque de alguna manera. Sí que destaca, de alguna manera, la banda sonora del turolense Javier Navarrete, el cual parece estar haciéndose un hueco en el cine estadounidense. Su hermosa melodía principal al piano, usando una escala pentatónica que recuerda a la música de extremo oriente o la de los indios americanos, es una de las cosas más notables de la película a pesar de la relativamente discreta presencia que tiene la música durante el metraje. Pero bueno, también es cierto que el film no ofrece un material que, a priori, estimule en demasía la inspiración de cualquier compositor.

En definitiva, Luciérnagas en el jardín es una película que cuenta con buenas ideas para construir un drama interesante, pero que las desaprovecha para acabar construyendo un drama convencional, de tintes redentores, con el que no ofender a nadie.

En Notas de Cine | Luciérnagas en el jardín, tráiler español

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...