Crítica: Men in Black 3

Men in Black 3

Título: Men in Black 3
Director: Barry Sonnenfeld
Género: comedia, ciencia ficción
Fecha de estreno: 25 de mayo
Intérpretes: Will Smith, Tommy Lee Jones, Josh Brolin, Emma Thompson
Men in Black 3, trailer final español
Videoclip de Back in Time, tema principal de Men in Black 3
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆

Men in Black fue uno de los éxitos de taquilla más sorprendentes y frescos del verano de 1997. Una comedia de ciencia ficción basada en una buena idea, con buena química entre sus protagonistas y un director en disposición de aportar a la fórmula algo parecido a cierto arte personal. Su secuela, la terrible Men in Black 2, encajaba al cien por cien en la definición de secuela express, por mucho que la película se estrenase cinco años después que la primera. Igualmente tardía es esta tercera entrega, que parece ideada para redimir la saga del recuerdo de la infausta segunda película, y –por supuesto- hacer taquilla gracias al renovado impulso de las tres dimensiones que tanto gustan en el mercado internacional (no tanto en el de EEUU, donde parece que ya han espabilado). La pregunta es… ¿lo consigue?.

Y la respuesta es… a medias. Ciertamente, Men in Black 3, cuyo rodaje y desarrollo ha estado preñado de problemas, goza de las ventajas de un guión más elaborado y completo que en las dos películas anteriores. La cinta se esfuerza bastante en sumar elementos nuevos a la relación entre ambos protagonistas, y aprovecha uno de los temas más estimulantes del género de la ciencia ficción, el de los viajes en el tiempo, para proponer lugares y giros nuevos a la serie. Y si bien el libreto de Etan Cohen tampoco acaba de exprimir esos elementos con la pasión con que lo haría J.J. Abrams –sin duda el “experto” actual en ese tema-, al menos permite a esta Men in Black 3 establecer cierta distancia de sus dos precedentes y sumar al reparto la presencia de un acertado Josh Brolin como remedo juvenil de Tommy Lee Jones.

Pese a ello y un puñado de buenas secuencias, y la determinación del guión de fundamentar la película en los personajes –por muy difícil que pueda resultar creerlo-, Men in Black 3 se topa de bruces con un sentido del humor irregular. Barry Sonnenfeld despliega de nuevo todo su talento escenográfico y su humor gamberro en la cinta, pero los gags y los diálogos no siempre funcionan al nivel requerido. La fórmula esta vez es la adecuada para el éxito, pero las emociones no llegan a la pantalla, en parte por el excesivo protagonismo de un Will Smith decidido a robar planos a Brolin y un desganado (pero siempre apropiado) Tommy Lee Jones que apenas pasaba por allí. El problema, en definitiva, es que el humor negro del que Sonnenfeld ha hecho gala en otras ocasiones en esta no destaca especialmente bien.

Pese a todo ello, la eficacia de muchos momentos –se me ocurre esa revelación final en la playa, o el excelente prólogo en la luna, donde Sonnenfeld sí encuentra lugar para su imaginería perversa- y el descaro con el que éste aprovecha el formato tridimensional, sin hacer nada más que arrojar mocos y dar vértigo al espectador, como en la espléndida secuencia de J lanzándose al vacío -la mejor del filme- salvan a Men in Black 3 del aburrimiento, aunque ya nadie aquí se moleste en aportar sorpresas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...