Crítica: No tengas miedo a la oscuridad (2011)

Imagen de No tengas miedo a la oscuridad 2011

Título: No tengas miedo a la oscuridad
Título original: Don’t Be Afraid of The Dark
Director: Troy Nixey
Género: terror
Duración: 99 minutos
Fecha de estreno: 23 de diciembre
Intérpretes: Katie HolmesGuy Pearce, Bailee Madison
Teaser tráiler en inglés de No tengas miedo a la oscuridad
Tráiler en inglés de No tengas miedo a la oscuridad
Tráiler español de No tengas miedo a la oscuridad
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Un entretenido cuento de hadas con aroma a Guillermo del Toro.

En 1973, la compañía Lorimar produjo para la cadena norteamericana ABC uno de los telefilmes de terror más famosos de la pequeña pantalla: No tengas miedo a la oscuridad. Dirigido por John Newland  a partir de un guion escrito por Nigel McKean, la cinta nos contaba la historia de una mujer que se muda con su marido a una curiosa casa que perteneció a su abuela. Al poco de llegar al lugar, la esposa decide desbloquear una chimenea que se encuentra en los bajos del edificio. Será entonces cuando unos peculiares seres que se encontraban encerrados en el hogar comiencen a acosarla para conseguir su alma.

El telefilme, rodado con escaso presupuesto, se convirtió en una cinta de culto que se programó en varias ocasiones en las televisiones de medio mundo. Durante una de esas emisiones, un joven Guillermo del Toro quedó aterrorizado con la visión de la película. Muchos años después, ya convertido en un cineasta consagrado, el realizador ha dado luz verde a un remake que produce y escribe junto al guionista Matthew Robbins.

El autor de Cronos ha llevado la cinta  a su terreno, aunque haya dejado la dirección de la película en manos del debutante Troy Nixey. Del Toro ha convertido los miedos de una ama de casa de los setenta  en los terrores de una niña actual que vive como un verdadero drama la separación de sus padres. El cineasta mexicano regresa así a esas historias donde los niños son el principal nexo con el mundo sobrenatural, como ya ocurriera en cintas como El laberinto del fauno o El espinazo del diablo.

A la manera de su prólogo de Nocturna, el primer tomo de la trilogía vampírica escrita en colaboración con Chuck Hogan, el cineasta consigue dotar  al relato de un toque de cuento de hadas moderno. El miedo a la oscuridad, las criaturas misteriosas y los clásicos golpes de efecto son los ingredientes de un filme que sigue los cánones del género. No obstante, el guion firmado por Del Toro y  Robbins  patina cuando deja el territorio meramente infantil para abordar la difícil relación entre la niña, su padre y la novia de éste. Es en ese aspecto donde, junto a la acumulación de tópicos, donde la cinta se muestra más débil.

Troy Nixey, el encargado de dirigir el filme, se muestra como un competente artesano capaz de llevar a buen puerto lo que se espera de él. Lástima que su labor en la dirección de actores sea un tanto desigual. La pequeña Bailee Madison está perfecta como la atemorizada protagonista, aunque no se puede decir lo mismo de unos ineficaces Katie Holmes y Guy Pearce.

No obstante, pese a las imperfecciones y tópicos, No tengas miedo a la oscuridad es un eficaz relato de terror para ver y olvidar rápidamente. No provocará muchos  entusiasmos, aunque tampoco demasiadas decepciones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...