Crítica: Noche y día

Noche y Día

Título: Noche y día
Título original: Knight and day
Director: James Mangold
Género: comedia, acción
Duración: 110 minutos
Fecha de estreno: 16 de junio
Intérpretes: Tom Cruise, Cameron Diaz, Peter Saarsgard, Paul Dano
Noche y día, nuevo trailer internacional
Noche y día, trailer en español
Tom Cruise y Cameron Diaz ruedan en Sevilla Knight and day
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Suficiente aportación al género con algunos puntos originales pese a sus convencionalismos.

Lo mejor de Noche y día es su comienzo, en el que el realizador impone sus reglas al espectador y las sigue de forma honesta y digna, y a veces hasta elegante. En esa primera mitad de la cinta contemplamos todo desde el punto de vista de la protagonista, ajenos a la naturaleza de la misión de él. Mangold despliega en esa primera mitad las mejores escenas de acción del conjunto (como la que transcurre en el avión) y apura algunas ideas bastante buenas en una parodia del mito Bond ciertamente distraída.

El uso de la elipsis de Noche y día es relativamente novedoso y hasta valiente, tratándose de un blockbuster de acción. Cada vez que va a producirse un enfrentamiento entre Knight y sus perseguidores, el director James Mangold se la salta a la torera por razones que no vamos a desvelar, y demuestra que lo importante para él es lograr un equilibrio entre lo paródico y lo romántico, juguetear con el tono sin convertir la película ni en un chiste grueso ni en un merengue a lo Ex-posados. Es en esos momentos cuando el film muestra dominio en el tema del mcguffin y crea, incluso, alguna sensación cercana a la curiosidad en el espectador, gracias a un leve sentido del suspense.

Otro punto a favor de Noche y día es precisamente aquello por lo que va a ser denostada por algunos, su estrella principal. Tom Cruise coquetea con el exceso y parodia su propia imagen de hombre perfecto, lo que logra las mejores gracias de la función y permite que Noche y día tutee al público sin esconder ninguna de sus cartas. El problema es que al final nada de esto llega a desatarse y su interpretación transita caminos más seguros de los que parecía al principio, insistiendo en esa idea del espía internacional que quiere vida familiar que ya vimos en ‘M:I 3’. Quizá en este punto a la película le falte un punto de valentía y locura, un último empujón hacia lo grotesco para potenciar cierto aliento cartoon que tiene la historia.

En el aspecto negativo, Noche y día muestra que en ocasiones los títulos de acción actual necesitan ahora verdaderos especialistas en el género que a la vez sean directores de cine. Me explico. No es que el espectáculo esté mal graduado en Noche y día, porque precisamente esa es la virtud que exhibe Mangold, pero momentos como la trascendental persecución final desarrollada en Sevilla y los sanfermines (ejem) quedan más deslucidas de lo que podrían. Esta es, en concreto, una escena excesivamente confusa y de aspecto digital, y se le podía haber sacado más partido y emoción. Una pena ya que, dejando de lado el mejunje cultural que propone, su ubicación climática dentro del convencional relato no deja ser importante y daba para más (al igual que a los sosos villanos, desaprovechándose a un buen intérprete como Peter Saarsgard).

Mangold demuestra en Noche y día ser otra vez un buen artesano multigénero, del que ahora mismo no recuerdo nada ofensivo (al contrario, me sigue gustando mucho Identity), pero al que le ha faltado garra y sentido del exceso. A pesar del trilladisimo material a lo ‘Mentiras arriesgadas’ y ‘Dos pájaros a tiro’, Noche y día es muchísimo mejor que Ex-posados y que Killers (que aún no he visto, pero que imagino). La labor de Mangold da originalidad a los mejores momentos del film, pero no llega a ocultar su carencia de originalidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...