Crítica: Pánico en la granja

Titulo: Pánico en la granja
Título original: Panique au village.
Director: Stéphane Aubier y Vincent Patar
Género: Animación
Duración: 75 minutos
Fecha de estreno: 18 de noviembre de 2011
¿Debo ir a verla? ★★★½☆ Descacharrante y frenética película de animación stop-motion.

Pánico en la granja es una de las películas más divertidas y originales estrenadas durante este 2011. Los realizadores Stéphane Aubier y Vincent Patar nos sorprenden con una película de animación stop-motion que escoge como protagonistas a todas aquellas figuras de plástico con pequeñas plataformas que poblaron los juegos de muchos de los adultos que se encuentran más allá de la treintena. Lejos de crear un artefacto nostálgico, la pareja de cineastas se lanzan a una divertida y maravillosa aventura donde puede ocurrir absolutamente todo.

El filme se adentra en la peculiar existencia de cowboy e indio, dos figuras de plástico que viven junto a un caballo en una casa de campo. Su apacible vida dará un vuelco cuando el vaquero y el aborigen decidan regalarle una barbacoa a su equino compañero. Sin embargo, el obsequio se convertirá en una verdadera pesadilla cuando, por un error al realizar la compra por Internet, la empresa constructora les traiga cincuenta millones de ladrillos en vez de los cincuenta necesarios para construir la barbacoa.

Es sólo el punto de partida de una alocada y rapidísima comedia con toques surrealistas. Caballos que cogen el automóvil para hacer recados, animales que tocan instrumentos musicales y ladrones que roban los muros de las casas son solo algunos de los peculiares elementos con los que está construida esta película que se disfruta a un ritmo endiablado. En definitiva, una verdadera joya para niños y mayores con buen gusto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...