Crítica: Piratas del Caribe, En Mareas Misteriosas

critica-piratas-del-caribe-en-mareas-misteriosas1

Título: Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas
Titulo original: Pirates of Caribbean: On Stranger Tides
Director: Rob Marshall
Género: aventuras, acción
Duración: 137 minutos
Fecha de estreno: 20 de mayo
Intérpretes : Johnny Depp, Penélope Cruz, Geoffrey Rush, Kevin McNally, Ian McShane
Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas, tráiler en español
¿Debo ir a verla? ★★☆☆☆ Prototípico blockbuster veraniego de estos tiempos: espectacular a ratos, ocurrente en pequeñas dosis, y cansino la mayor parte del tiempo.

Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas es la cuarta parte de la saga concebida por Disney y el productor Jerry Bruckheimer. A pesar de que la tercera entrega parecía anunciar el fín de las aventuras de Jack Sparrow, en la meca de la animación no han querido deshacerse de la franquicia y sus beneficios, de manera que han producido una cuarta aventura cuyo tono se acerca más al de las correrías de Indiana Jones que al de las tradicionales aventuras marítimo-caribeñas. Aunque también es cierto que la segunda y, especialmente, la tercera parte navegaban ya en aguas internacionales, e incluso extradimensionales.

Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas, rodada en el flamante 3D que tan de moda está en estos tiempos, nos cuenta la búsqueda de la Fuente de la Eterna Juventud por parte de varios bandos enfrentados: españoles, ingleses y piratas legendarios. Por diversos motivos, nuestros viejos conocidos Jack Sparrow (Johnny Depp) y el capitán Barbossa (Geofrey Rush) se verán envueltos en dicha búsqueda, a la que se sumarán nuevos personajes destinados a insuflar nuevos aires a la saga. Entre ellos, destaca la pirata española Angélica (Penélope Cruz), la cual obviamente aportará la necesaria tensión sexual con el bueno y granujilla de Sparrow.

La película, aunque sea un refrito del más típico cine de aventuras de serie B, está llena de buenas ideas, e incluso los diálogos tienen su gracia en bastantes ocasiones. Asimismo, contiene algunas escenas de acción bastante interesantes, en algunos casos convenientemente aderezadas con ese toque de cine fantástico y de horror que caracteriza a la saga. Sin embargo, el conjunto adolece de una profunda desgana por parte de sus autores en casi todos los aspectos. Lo peor, sin duda, es un guión que apenas se molesta en hilar convenientemente la trama para hacerla emocionante, esperando que las escenas de acción sustituyan cualquier tipo de progresión dramática.

Los intérpretes parecen tener el mismo aspecto de ‘pasar por ahí para cobrar el cheque’ que Rob Marshall en su tarea como director. El propio Depp, alma de la (de momento) tetralogía, repite sus tics con un automatismo que asusta, dañando seriamente su química con Penélope Cruz y con el público. La española, además, si bien hace lo que puede por divertirse y divertir, se ve condicionada por un personaje cuya importancia en la historia parece disminuir conforme avanza el metraje, para finalmente resurgir en una serie de giros argumentales totalmente carentes de sentido.

Lo mejor de la película quizá sea la pareja Sam ClaflinAstrid Bergés-Frisbey, quienes otorgan a la película los pocos momentos en los que un corazón parece latir debajo de toda esta parafernalia palomitera. Sin embargo, la sensación general de apatía no tarda en sepultar del todo este tímido intento de corregir el interés romántico que el aberrante dúo Orlando Bloom-Keira Knigthley no consiguió en las anteriores entregas. Tampoco ayuda mejorar el conjunto la banda sonora de un Hans Zimmer en su vena más despersonalizada (y por tanto, más mediaventurera), recurriendo a las guitarras españolas de vez en cuando para que sepamos del contenido hispano de la cinta. Como si el intencionado acento de la actriz de Alcobendas no lo dejase suficientemente claro (en V.O., por supuesto).

Concluyendo, Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas es un film intrascendente, de ritmo irregular, en el que la maquinaria de efectos especiales tridimensionales se ve destinada nuevamente a convertir en barraca de feria a aquello que antaño solíamos conocer como sala de cine.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...