Crítica: Propios y extraños

Propios y extraños

Título: Propios y extraños
Director: Manolo González
Duración: 98 minutos
Fecha de estreno: 26 de noviembre
Intérpretes: Elena Ballesteros, Jordi Vilches, Alberto Jiménez (y unos 70 más)
¿Debo ir a verla? ★☆☆☆☆ Solo la tenacidad de su director puede explicar, no solo que haya llegado a una veintena de cines, sino simplemente que algo así haya podido terminarse.

En esta crítica no voy a escribir mucho de cine, básicamente porque sería una pérdida de tiempo. De hecho, prefiero comenzar con dos aclaraciones previas. Primero, debo explicar que parece ser que la versión de Propios y extraños que finalmente ha llegado a las pantallas no es la misma que vimos en el Festival de Málaga hace más de siete meses, ya que su director ha estado remontándola. No creo en los milagros (no mucho, al menos), pero es importante que sepáis que mis breves palabras sobre la película no se corresponden con el metraje que está actualmente en exhibición.

Lo segundo que quiero aclarar tiene carácter de suposición, así que os ruego que no os lo toméis al pie de la letra. Resulta que en un plazo de muy pocas semanas se han estrenado todas las películas que estuvieron en el concurso del festival mencionado en el párrafo anterior. No sé si esto ha sucedido para cumplir con las condiciones de dicho certamen (o de alguna subvención recibida) o si se trata de una extraña coincidencia. Y desde luego, con esta sospecha no quiero descalificar a estas películas, ya que algunas de ellas (El idioma imposible, Planes para mañana y en menor medida Bon appétit) me parece que están entre lo mejor de la mediocre producción nacional de este año.

Lo que es un auténtico milagro es que esté escribiendo una crítica de Propios y extraños. Hay que reconocerle a Manolo González la tenacidad que ha demostrado para sacar adelante de alguna manera un proyecto tan ambicioso y cuyo parto ha estado plagado de complicaciones. El problema de la película es que ni aunque se hubiera rodado con los medios de una superproducción habría quedado bien. Total, ¿para qué debutar con una historia sencilla si se pueden contar setenta melodramas en hora y media?

Olvidaros además de la posibilidad de que haya alguna idea visual o argumental ocurrente. La filmación parece en muchos momentos una improvisada guerra de guerrillas (“me voy a rodar a Argentina, que me ha salido allí un productor”) y decir que el trazo es simplemente grueso es un eufemismo para no herir los sentimientos de unas cuantas decenas de actores y técnicos, que supongo que pensaban que estaban metidos en algo menos trash. ´

Como no hemos enlazado hasta ahora el tráiler en la web, aquí os lo dejo. Propios y extraños:

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...