Crítica: Puños de asfalto

Puños de asfalto

Título original: Fighting
Director: Dito Montiel
Duración: 105 minutos
Género: drama, acción
Fecha de estreno en España: 15 de mayo
Intérpretes: Channing Tatum, Terrence Howard, Zulay Henao, Luis Guzmán.
Trailer: Puños de asfalto
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ El film potencia el drama y los personajes y no la acción. Y pese a ser un rato convencional y esquemático, tiene cierta fuerza.

El nuevo film de Dito Montiel, Fighting: Puños de asfalto, tiene cierto interés: por un lado parece querer seguir la estela de títulos como Rompiendo las reglas o incluso la saga The Fast and the Furious, con la que comparte uno de los productores. Pero esa concomitancia argumental pronto se diluye y encontramos ciertas novedades, debido al interés de Montiel de retratar a unos personajes abandonados, perdidos en el inframundo urbano, más que en entregar el enésimo catálogo de posturas de macho-man de su protagonista.

De modo que a pesar de tener ciertas dosis de romance, peligro y algún apunte de trama criminal, Puños de asfalto se rige a lo largo de todo su metraje por los personajes. En este punto, el film consigue una inesperada autenticidad gracias a sus intérpretes, un Channing Tatum más que correcto, y un Terrence Howard que se aproxima al personaje con mucha naturalidad y sin caer en el cliché. Pero eso tampoco libra al film de defectos.

Pero aún así ahí es donde Puños de asfalto sorprende, ya que parece querer parecerse más a Rocky (la primera, claro) y potenciar el drama por encima de la acción, haciendo que sea el desamparo y la soledad de sus protagonistas lo que guíe sus acciones.La relación entre Sean y Zulay (bellísima Zulay Henao) desprende cierta ternura, y algunos de los episodios del recorrido del protagonista por los bajos fondos conmueven, a la vez que despiertan cierta rabia.

Montiel prima la autenticidad del ambiente, el lenguaje y las actitudes de sus protagonistas, y la cinta se sirve de los personajes y los actores con bastante soltura, logrando que los aspectos de acción más primaria sean un mero complemento para los personajes. De ese modo, cierta emotividad y patetismo parece filtrarse de modo natural por lo que parecía un mero film de acción y sudor adolescente.

Lástima que el film pierda potencia, en parte, por sus propios e inevitables convencionalismos, y por algunos desajustes en una historia que pierde tensión y se vuelve algo confusa en su tercer acto. Respecto a lo primero, Montiel nunca se sale del pentagrama marcado por el género y sus limitadas pretensiones, aunque no refuerza los aspectos más comerciales de la misma, lo cual resulta de agradecer.

Por todo ello, el resultado es un film menor que sigue resultando un tanto esquemático, aunque mucho mejor de lo que parece.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...