Crítica: Rock of Ages

Adam Shankman vuelve a repetir  en Rock of Ages la fórmula que ya utilizara en su versión de ‘Hairspray’. En ambas películas, el material de partida son sendos musicales de Broadway que  tomaban como base un material rompedor. En las dos cintas, el punto de partida más o menos irreverente se convierte en un espéctaculo brillante y vacío que  elimina algunas aristas que podrían limitar su público potencial.

En el caso de ‘Hairspray’, era evidente que la adaptación cinematográfica del musical de Broadway inspirado en la película de John Waters era menos caústico que el filme original del autor de ‘Pink Flamingos’.

Rock of Ages, por su parte, se contenta con ofrecernos un peculiar pastiche de canciones heavies unidas por una trama que intenta reflejar de una demasiado limpia y aseada los tópicos de las estrellas del género. Hay sexo, alcohol y rock and roll, aunque mostrados de una manera bastante aséptica. Lo mismo ocurre con el repertorio de las canciones, convenientemente suavizadas para dotarlas de un tono más pop.

Dentro de este espectáculo técnicamente impecable y escasamente emotivo, hay algún momento realmente inspirado. Las perlas de la función recaen en casi todas las escenas protagonizadas por Tom Cruise, muy divertido en la estrella del heavy proclive a todo tipo de excesos, o el número musical en donde Alec Baldwin y Rusell Brand, los dos gerentes del local de conciertos en el que tiene lugar parte de la acción, se declaran su amor al ritmo de  ‘Can’t Fight This Feeling’, el éxito de REO Speedwagon.

Por el contrario, no acaba de funcionar la historia de amor entre los personajes de Diego Boneta y Julianne Houg, dos aspirantes a estrella de la música que se ganan la vida como trabajadores de un garito roquero. Al poco carisma de los dos protagonistas hay que añadir los toques de ñoñería propios de una película romántica juvenil. Igualmente ineficaz es toda la trama que sigue los pasos de la esposa de la mujer del alcalde, dispuesta a cerrar el antro de perdición en el que se ha convertido el local en el que transcurre la acción de ‘Rock of Ages’. Catherine Zeta-Jones demuestra arrojo y pasión en su rol de falsa puritana, pero su papel está escasamente desarrollado.

En resumen, Rock of Ages es un musical realizado de manera competente, aunque escasamente emocionante que gustará a los seguidores del género y a heavies poco exigentes.

Título: Rock of Ages
Director: Adam Shankman
Género: musical
Estreno: 10 de agosto de 2012
Duración: 123 minutos
Intérpretes: Julianne Hough, Diego Boneta, Russell Brand, Paul Giamatti, Catherine Zeta-Jones, Malin Akerman, Mary J. Blige, Alec Baldwin, Tom Cruise.
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...