Crítica: Salt

Salt, con Angelina Jolie

Título: Salt
Director: Phillip Noyce
Género: acción
Duración: 110 minutos
Fecha de estreno en España: 20 de agosto
Intépretes: Angelina Jolie, Chiwetel Ejiofor, Liev Schreiber
Salt con Angelina Jolie, nuevo trailer
Trailer: Salt, con Angelina Jolie
Taquilla USA: Salt funciona pero no puede con Origen
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Un prometedor arranque deriva en una escalada de entretenidas inverosimilitudes.

¿Quién es realmente Salt? Lo cierto es que al término de la proyección de la última película protagonizada por Angelina Jolie uno sigue sin saber la respuesta. La última diablura escrita por Kurt Wimmer, guionista de Un ciudadano ejemplar, tiene algunas ideas que van más allá de una nueva mímesis de ‘El fugitivo’. Lamentablemente, y al igual que en la cinta que protagonizó Gerard Butler (pero sin su mala leche), son las mismas que finalmente anulan la credibilidad de lo que ocurre en pantalla.

Entre las virtudes de Salt está la ironía que desprende un relato que lleva todo, incluida la verosimilitud, más allá de lo aceptable. El director Phillip Noyce tiene el acierto de llevar la historia al límite poco a poco, con la cadencia de un blockbuster de acción actual, pero conservando cierto gusto por el suspense durante sus primeros tres cuartos de hora, que son los mejores de la película. Durante ese tiempo Noyce orquesta una serie de escenas de acción bastante aceptables (alguna de ellas, de hecho, da gusto verla, como la que empieza en el apartamento de Salt y acaba en una autopista); filma alguna secuencia de diálogo notable (el primer interrogatorio) y enfatiza la inquietud acerca de las verdaderas intenciones de la protagonista.

Esto último es lo mejor de Salt, un punto de saludable ambigüedad que nos lleva a dudar de la intención real de la agente que interpreta una correcta Angelina Jolie (en piloto automático, de todas formas) y que mantiene el interés en un relato que de otra forma sería poco más que un convencional film de acción. No obstante esto cede más tarde desafiando las expectativas del más pintado en un desarrollo en el que nunca llegamos a creer y que no encuentra el equilibrio entre el sentido del humor y la violencia de ‘Un ciudadano ejemplar’ y la seriedad de thrillers como ‘Peligro inminente’, del propio Noyce, o ‘El fugitivo’.

Afortunadamente, cuando esto ocurre están ahí la propia Jolie y secundarios tan sólidos como Liev Schreiber y Chiwetel Ejiofor para sujetar el invento, si bien el primero más consciente que el segundo de en qué clase de embrollo se ha metido. Phillip Noyce dirige con el mismo pulso que en sus mejores obras de los ochenta y noventa (‘Calma total’ y ‘Peligro inminente’), y cuando el guión de Wimmer se desliza hacia la chorrada tiene la inteligencia de sujetarse en el excelente montaje de Stuart Baird e incluso la cinematografía de Robert Elswit (Pozos de ambición).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...