Crítica: Shrek. Felices para siempre

Shrek. Felices para siempre, crítica

Título: Shrek. Felices para siempre
Título original: Shrek Forever after
Director: Mike Mitchell
Género: animación
Duración: 93 minutos
Fecha de estreno en España: 9 de julio
Intépretes (V.O.): Mike Myers, Cameron Diaz, Eddie Murphy
Trailer: Shrek: Felices para siempre
Shrek 4, trailer en español
Primeras fotos de Shrek, felices para siempre
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Llegamos a la cuarta entrega de una saga domesticada y sobrevalorada. Sin sorpresas, al menos no se hace lenta.

…Y digo que no se hace lenta porque eso es lo que se me hizo la tercera parte, ‘Shrek Tercero’, hace escasos dos años. Escribo estas líneas apenas un día después de haber asistido a una proyección de Toy Story 3. Comparar ambos títulos cada vez tiene menos sentido.

Shrek. Felices para siempre se presenta como un pasatiempo apto para evitar este sofocante calor, pero que no va a pasar a la historia en absolutamente nada. Lo mejor que se puede decir de ella es que lo sobado y gastado de la saga se disimula algo mejor que en la anterior película de la serie con una aventura por momentos algo más ágil de lo que personalmente esperaba. Sin más. No vamos a cargar tampoco contra Dreamworks o toda animación que no sea de Pixar. En el último año hemos podido ver Lluvia de albóndigas de Sony Animation, o la reciente Cómo entrenar a tu dragón, de la misma Dreamworks, ambas con resultados buenos, de modo que el divertimento de perogrullo que nos propone el ogro verde no debe manchar la merecida fama de las anteriores.

De modo que sólo cabe afirmar que el esquema tontorrón de Shrek, que simplemente se limita a vestir un argumento sentimental y sin interés con una parodia aquí, un chiste zafio allá, y algún personaje afortunado entre todo el conjunto, está acabada. Lo de Shrek. Felices para siempre es un caso de secuela de libro, en el que se va sufriendo el lógico desgaste de la idea inicial a lo largo de los años y las películas. Lo malo sigue siendo que se nos quiere vender una aventura subversiva, pendenciera y a la vez familiar, y en realidad sólo nos llega una floja aventurilla que, por no esforzarse, ni siquiera se mete con los mitos de la cultura pop sobre los que dice situarse.

¿Y el 3D qué?. Pues por ahí anda, gracias. El resultado técnico de esta película, bastante correcto, hace que sea disfrutable pero absolutamente prescindible y, sobre todo, poco sorprendente. Pero esto no es desmérito para la que nos ocupa: en la formidable Toy Story 3 ocurre lo mismo, aunque en el caso de la secuela de Pixar casi que nos da igual (por cierto: menuda media hora final tiene la película, que tal y como nuestro compañero Antonio Gandiaga dice en su crítica, es una tercera parte perfectamente lógica y hasta necesaria). Lo dicho. Menuda diferencia…

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...