Crítica: Soy el número cuatro

Soy el número cuatro crítica

Título: Soy el número cuatro
Título original: I am Number Four
Director: D.J. Caruso
Género:  ciencia-ficcion
Duración: 109 minutos
Fecha de estreno en España: 8 de abril de 2010
Intérpretes:  Timothy Olyphant, Alex Pettyfer, Kevin Durand, Dianna Agron, Jake Abel
Soy el número cuatro, tráiler español de la nueva producción de Michael Bay
Soy el número cuatro, teaser tráiler español
¿Debo ir a verla? ★½☆☆☆ Poco lograda mezcla de cinta adolescente y largometraje de ciencia-ficción.

Soy el número cuatro es una de esas películas hechas con escuadra y cartabón para ganarse al público joven. Basada en la primera entrega de una saga escrita por Pittacus Lore, pseudónimo tras el que se ocultan los escritores James Frey y Jobie Hughes, la cinta de D.J. Caruso mezcla todos y cada uno de los tópicos de las películas de instituto con la aparatosidad de los filmes de acción y ciencia-ficción de su productor, el todopoderoso Michael Bay.

El problema surge cuando la combinación de cinta adolescente y largometraje fantástico no termina de cuajar. Por un lado, los responsables del filme nos muestran la ingrata vida de John Smith, un  alienígena  en la edad del pavo que  viaja de un pueblo a otro de Estados Unidos para evitar que otros malvados extraterrestres acaben con su vida. Su existencia transcurre entre el miedo a ser descubierto, sus deseos de llevar una pubertad normal y los evidentes desencuentros con su tutor, otro alienígena de su extinto planeta que vela por su seguridad. Durante su estancia en un pueblo de Ohio, el chaval se enamorará de una chica apasionada por la fotografía y de un adolescente acomplejado. Los tres forman una particular pandilla de freaks que se tendrán que enfrentar a los chicos malos del instituto.

La trama, a excepción del elemento alienígena, podría ser la cualquier película de instituto. No obstante, y para animar algo más la función, se incluyen las típicas secuencias de lucha entre el chaval y los seres que quieren acabar con su vida y con la de otros superpoderosos jóvenes procedentes de su desaparecido planeta.

Como hemos señalado antes,  los dos aspectos de la película, el meramente teenager y el más propio de la ciencia-ficción, no parecen estar bien ensamblados. Si bien la cinta comienza con sus dosis de acción, la mayor parte de su metraje parece centrada en hablarnos de los problemas sentimentales del chaval y su relación con otros  inadaptados como él durante gran parte del metraje. Sólo en el último tramo del metraje, la cinta parece recuperar el pulso como cinta de acción para ofrecernos  una sucesión de escenas de acción más o menos espectaculares, pero que parecen metidas ahí para justificar que estamos ante un filme de Michael Bay que se basa en una novela de ciencia-ficción. En definitiva, uno tiene la sensación de estar viendo peculiar revuelto que nunca termina de ser lo suficientemente homogéneo.

Tampoco ayuda demasiado a dar algo de consistencia al conjunto un definciente reparto encabezado por el joven Alex Pettyfer, más empeñado en parecer atractivo en cada uno de los planos que en otorgar algo de vida a su alienígena adolescente, y la pavisosa Dianna Agron, en el papel de su novia terrícola. Por su parte, D.J. Caruso, responsable de mediocridades como ‘Disturbia’ o ‘La conspiración del pánico’, dirige todo con un fría e impersonal profesionalidad que produce más aburrimiento que verdadera diversión.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...