Crítica: Terminator Salvation

Crítica: Terminator Salvation

Título original: Terminator Salvation
Director: McG
Duración: 110 minutos
Género: acción, ciencia ficción
Intérpretes: Christian Bale, Sam Worthington, Anton Yelchin, Bryce Dallas Howard
Terminator Salvation, trailer en español
Terminator Salvation: último trailer y escena completa
Terminator 4, teaser trailer
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ El film de McG falla en sus personajes, que no en sus ideas de base. La acción es espléndida, pero carece de sentimientos. No obstante, un servidor piensa repetir…

Terminator Salvation pasa el examen del blockbuster de verano gracias a su espectacularidad y al interés que despiertan ciertos aspectos de la historia, pero fracasa a la hora de perdurar en la memoria por encima de los originales de James Cameron, cuyos méritos y recuerdo quedan, sin duda, revitalizados tras la visión del film dirigido por McG.

Porque de lo que carece casi por completo Terminator Salvation es de emotividad. Los films de Cameron, cineasta de aparente tendencia belicista en casi todos sus films, acababan ambos obsequiando al espectador con una suficiente carga sentimental y moral que remataba la experiencia cinematográfica, y la anclaba en la memoria durante años. Dicha carencia en el film protagonizado por Christian Bale sucede, fundamentalmente, por la escasa pericia de McG a la hora de manejar el suspense y los diálogos, que no la acción, espectacular e impactante como pocas.

De la labor artística y técnica de Cameron en Terminator y Terminator 2 hay ya poco que discutir. Incluso Jonathan Mostow en Terminator 3: La rebelión de las máquinas se sacó una película de la manga  cuando no había nada que contar. McG sigue el camino contrario a este último. El guión de Michael Ferris y John Brancato propone una interesante nueva línea argumental (válida para una nueva trilogía) repleta de referencias a la anterior saga, y de posibilidades de cara a los típicos juegos espacio temporales de la misma.

Pero McG reduce todo a una sucesión de escenas de acción (todas ellas, ciertamente, excelentes e impresionantes: atención al terrorífico enfrentamiento de John Connor contra un T-800 tras tener un accidente de helicóptero) que no se ven correctamente insertas en el devenir del film, que parece construido sin progresión ninguna y con cierta tendencia a la confusión a la hora de exponer los hechos y las conversaciones. Una pena, porque a la vez se nota el entusiasmo del director por el proyecto. Pero la trayectoria de los dos personajes principales, Wright y Connor, parece aleatoria, y McG no se maneja bien con los tiempos hasta que ambos se unen en su cruzada. Pone el acento allí donde no debe, no potencia las ambigüedades sugeridas en el guión y olvida dejar algo de tiempo para que los personajes respiren, y que el espectador se identifique con ellos.

Pero material había, se lo aseguro: la sorpresa que envuelve al personaje de Wright tiene muchas implicaciones y sólo se le saca un relativo partido, sin ir más lejos. Pero si algo destaca en Terminator Salvation es por lo mal que están algunos de sus actores: Christian Bale está excesivo y no es capaz de otorgar ningún matiz humano a su salvador John Connor, es más, el mal genio que despliega su personaje proporciona algún momento involuntariamente hilarante. Helena Bonham Carter, simplemente, sobreactúa durante sus escasos minutos en pantalla, y Bryce Dallas Howard no pinta literalmente nada en la película. Mejor está Sam Worthington, aunque su personaje pierde algo de interés según avanza el metraje.

Pero no todo es así de regular en Terminator Salvation, que sin duda merece un nuevo visionado a la hora de constatar esta primera impresión. La puesta en escena de McG es espectacular y entusiasta, sobre todo en lo relativo a la acción. Se saca planos de la manga ciertamente impresionantes -como el antes mencionado, o la huida de Wright y Williams de la base humana, (que parece hecha por el Alfonso Cuarón de Hijos de los hombres)- , y da intensidad y violencia sin agredir al espectador innecesariamente. La música de Danny Elfman es muy buena, y en general el trabajo de ambientación, e incluso de guión, es más que suficiente. Pero el film necesitaba un verdadero narrador, y creo que McG, pese a los importantes avances respecto a Los Ángeles de Charlie, todavía no lo es.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...