Crítica: The International

The International

Título original: The internacional
Director: Tom Tykwer
Género: thriller
Duración: 120 minutos
Intérpretes: Clive Owen, Naomi Watts, Armin Mueller-Stahl
Estreno en España: 24 de abril
The international: dinero en la sombra, trailer en español
¿Debo ir a verla? ★★★★☆ Oscuro y gélido thriller, dirigido con brillantez y que trata de evitar convenciones.

Si la semana pasada podíamos hablar con orgullo de La sombra del poder como una distraidísima puesta al día de Todos los hombres del presidente, The international hace lo mismo con el género en su variedad de cine de espionaje, y lo cierto es que lo hace mejor todavía que aquella. Utilizando la plataforma de esos thrillers impasibles y sólidos que solían elaborar John Frankenheimer o William Friedkin -antes de que el género fuera tomado al abordaje por Joel Silver-, el film es una brillante muestra de que esta categoría está viva tras Bond y Bourne.

The International opera a varios niveles. Por un lado, es un thriller que puede satisfacer a los fans de Bourne, o a aquellos que encontraron Quantum of Solace interesante, aunque algo apresurada. La acción, perfectamente ejecutada y escrita, se mueve por distintas localizaciones a lo largo del globo para crear suspense y aportar toques exóticos. El director Tom Tykwer saca partido de cada una de ellas de forma privilegiada, incluyendo los escasos, pero valiosísimos, momentos de acción.

Pero además de eso, Tykwer sabe como sacrificar la acción convulsa por reflexión, quita velocidad y añade contenido, sin aburrir al personal. The internacional tiene un guión carente casi de trampas, cuyos giros permanecen siempre anclados a la realidad y no a rizar el rizo de la acción. Además ofrece algunos diálogos impresionantes y terribles, que gracias a la brillantísima puesta en escena de Tykwer –que exprime cada decorado, cada exterior, con absoluto dominio cinematográfico- convierten el film en mucho más que un mero homenaje al thriller de los setenta: The international aprovecha las oscuras y frías dobleces de su complicada trama para regalarnos una gélida y terrorífica fotografía de las fuerzas ocultas que guían nuestro sistema a nivel planetario.

Pero comentar The internacional sin hacer mención a dos prodigiosas secuencias sería injusto. El espectador no puede quitar ojo una vez que la acción se traslada a Milán, donde los protagonistas se encuentran con un candidato a la presidencia italiana. El terrorífico y certero diálogo que mantienen previo a su discurso, y lo que ocurre después, son buena muestra de que Tykwer se mueve con igual efectividad en el terreno del diálogo y el de la acción. Y, por su puesto, el enorme, largísimo y tenso tiroteo en el Guggenheim de Nueva York, tan violento y salvaje como el que tenía lugar en las calles de Los Ángeles en Heat, y en el que, como en aquel, las balas casi parecen salir de la pantalla.

Por último, nos quedan sus actores. Clive Owen está simplemente perfecto con Louis Salinger, representación del tipo del héroe caído que es elaborada por el actor y por el guión sin buscar golpe de efecto alguno. Owen sabe como aportar matices de socarronería a un personaje perseverante pero corroído por su pasado, y la falta de sentido de quien ha visto todo desde detrás de la barrera… El actor lleva el protagonismo con comodidad, aunque Naomi Watts no tiene suficiente cancha para darle la réplica, y sin que el plantel de efectivos secundarios nos regale, por otro lado, alguna cara recordable. Claro que incluso esto puede estar calculado en el film: como dice uno de los protagonistas en el desenlace, otros tomarán el relevo para que todo siga igual.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...