Crítica: Toda la culpa es de mi madre

Toda la culpa es de mi madre

Título: Toda la culpa es de mi madre
Título original: Quelque chose à te dire
Director: Cécile Telerman
Duración: 100 minutos
Fecha de estreno en España: 18 de diciembre
Intérpretes: Mathilde Seigner, Pascal Elbé, Olivier Marchal, Charlotte Rampling.
Trailer: Toda la culpa es de mi madre
¿Debo ir a verla? ★★½☆☆ Se deja ver, aunque pretende ser una fábula y termina resultando poco creíble.

Tratar de crear una fábula cinematográfica no es fácil. Y además, implica unos riesgos importantes. En Toda la culpa es de mi madre, Cecile Telerman ha intentado hacerlo a partir del planteamiento de unas casualidades extremas que van creando una tela de araña entre los personajes absolutamente envolvente, hasta el punto de que un personaje se convierte en su propio cuñado.

Sin embargo, la autora no ha conseguido llevar su pretensión a buen puerto, y el resultado termina siendo más extraño que otra cosa. El realismo, o más bien la verosimilitud, domina toda la narrativa de la película, haciendo que ese hecho casual sea previsible y además, difícil de creer. La propuesta se resiente de ello, y la conexión plena con el espectador se dificulta.

Aún así, Toda la culpa es de mi madre se deja ver. Y lo hace por la buena labor de su reparto y por alguno de los temas que se plantean, de interés más que relativo. Telerman plantea la maternidad como gran misterio (desde el inicio con el Ave María de Schubert) y la familia como una realidad díscola y enloquecida. Y es que esta institución no necesita ni siquiera del amor entre sus miembros para existir, como bien nos contó hace pocos meses Arnaud Desplechin, en la demoledora y bergmaniana Un cuento de Navidad.

En Notas de Cine | Tráiler de Toda la culpa es de mi madre |

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...