Crítica: Tralas luces

Título: Tralas luces
Director: Sandra Sánchez
Género: documental
Duración: 122 minutos
Fecha de estreno: 30 de septiembre
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Honesta y sentida cinta sobre un grupo de feriantes.

Tralas luces es una cinta que podríamos calificar de crepuscular. Todo en ella tiene un tono melancólico y triste que presagia el final de una época. Asistimos a los últimos estertores de una profesión, la de feriante, condenada a desaparecer. A la vez, la cinta muestra la frustración de la protagonista principal del documental: Lourdes, una mujer gitana que puso todas sus ilusiones y su dinero en la compra de una carpa de coches de choque que no ha dado el resultado esperado. Con el paso del tiempo, ha comprobado que el negocio no le ha convertido en una mujer rica, mientras que la relación con su marido, otro de los responsables de la atracción, se ha ido enfriando poco a poco.

Con cierto tono melancólico, la realizadora Sandra Sánchez nos presenta el peculiar  grupo humano que se ha formado entorno a la familia de Lourdes y los empleados que trabajan para ella. Así comprobamos los diferentes amoríos de uno de los feriantes o la peculiar relación paterno-filial que tiene la dueña de los coches de choque con un hombre alcohólico que lleva años viviendo con ella. Al mismo tiempo, la directora nos enseña la dureza de una profesión sometida a las inclemencias del tiempo y al constante deambular de una población a otra.

Sánchez nunca juzga las decisiones de este peculiar clan y consigue que sus retratados, especialmente Lourdes, muestren sus preocupaciones y deseos de la manera más honesta y sincera posible. Lástima que un metraje excesivo y una tendencia a reincidir una y otra vez en algunos aspectos, como los problemas matrimoniales de la propietaria de la atracción, lastren algo este bonito documental.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...