Crítica: Transformers 3. El lado oscuro de la Luna

Transformers 3

Título: Transformers. El lado oscuro de la luna
Título original: Transformers. Dark of the Moon
Director: Michael Bay
Duración: 150 minutos
Fecha de estreno: 29 de junio
Intérpretes: Shia LaBeouf, Rosie Huntington-Whiteley, Josh Duhamel
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Extenuante, absurda, imposible… el disparate definitivo de Michael Bay.

No sé si Michael Bay hace películas para el público o para enojar a la crítica. Son dos cosas muy distintas. Todos sabemos que los tiempos de superproducciones históricas como Lawrence de Arabia han acabado. El cine espectáculo, entendido como acontecimiento, se desliza por una senda sinuosa, y existe un constante sentimiento de pérdida sobre las constantes narrativas de lo que una vez fue y ya no es. Michael Bay ha puesto rostro a ese sentimiento en la psique colectiva de cinéfilos de todo pelaje, y está muy satisfecho de encarnar esa paranoia. Enfatiza en cada película todo aquello que se le critica. Y aquí acaba la filosofía, y vamos al grano: Transformers 3 tiene la hora y cuarto final más absolutamente brutal que jamás se ha visto en una sala de cine.

Todos los responsables del invento se han dedicado desde hace meses a afirmar tajantemente que esta Transformers: el lado oscuro de la luna, solucionaría los errores de la segunda entrega, perdida en un mar de confusión argumental y visual. Nada de eso: la cinta comienza con tres cuartos de hora de narración absolutamente inoperante, en la que Bay demuestra que ha oído campanas pero no sabe dónde, o en todo caso, muestra el más absoluto desinterés por desarrollar algo de forma más o menos progresiva o uniforme: Sam Witwiky sale de la universidad sin trabajo, ha cambiado de novia, y los Transformers están incorporados al sistema de defensa norteamericano. Se suceden vagas referencias a la realidad que Bay procesa a su manera, como si la cinta fuera un anuncio de Victoria Secret (impagable la presentación de Rosie Huntington Whiteley, en bragas y abrazando un conejito de peluche) o un anuncio publicitario de instituciones norteamericanas (como el ejército y, esta vez, la NASA, como en Armageddon). Escenas humorísticas y un sucinto embrollo sentimental en las que un personaje habla de una cosa y su interlocutor le contesta otra distinta. Bay se limita a usar los diálogos como un mal necesario, un mero acompañamiento para las imágenes, que es lo que verdaderamente le importa.

Porque la primera hora de cinta es un mero preliminar, en el que Bay que se dedica a disponer las piezas del juego como mejor le parece para orquestar hora y cuarto de batalla estelar dirigida con una apabullante capacidad visual. Una vez que el personaje de Sentinel Prime (Leonard Nimoy en v.o.) da a la cinta el giro definitivo, ésta se convierte en el filme de guerra más rabiosamente atroz, absorbente, extenuante y excesivo que pudiera imaginarse. Un ‘Black Hawk Derribado’ que no necesita más excusas para sostenerse que la increíble habilidad visual de Bay, capaz de gestionar escenas de acción con multitud de elementos en cada plano, sin que le tiemble el pulso lo más mínimo.

El cúmulo de escenas memorables que se suceden entonces desafía todo pronóstico, y Bay demuestra que hay un director en él que, simplemente, se resiste a hacer las cosas de otra manera que no sea la suya. La llegada por aire de los hombres de Lennox (Josh Duhamel) y Sam en los alrededores de cierto rascacielos, y las consecuencias de todo ello, están entre lo más espectacular del año. El 3D brilla como nunca desde Avatar, e incluso a los más desinteresados en el formato –entre los que me cuento-, les provocará verdadero vértigo en más de una ocasión precisamente por el excelente diseño de las escenas de acción. Bay da la razón a todos sus detractores pero demuestra que a la hora de orquestar un espectáculo nunca visto en pantalla, coqueteando con el atrevimiento de un (no tan) ingnorante con el absurdo y el caos, sencillamente no tiene ningún rival. Le pese a quien le pese.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...