Crítica: Una mujer en África

Una mujer en África

Titulo: Una mujer en África
Título original: White material
Director: Claire Denis
Género: drama
Duración: 101 minutos
Fecha de estreno: 1 de julio
Intérpretes: Isabelle Huppert, Christophe Lambert, Isaach de Bankolé.
Trailer: Una mujer en África
¿Debo ir a verla? ★★★★☆ Portentoso relato postcolonial con la siempre extraordinaria Isabelle Huppert.

Una mujer en África es el primer film de Claire Denis, cineasta francesa con más de veinte años de carrera a sus espaldas, que llega a las pantallas españolas. Y si el resto de sus obras siguen los parámetros de calidad de esta, es una verdadera lástima que las distribuidoras (las mismas que son capaces de convertir el esclarecedor título White material en el inexpresivo Una mujer en África) nos hayan privado de este talento. Esperemos que se animen a recuperar su filmografía aunque sea para el mercado doméstico.

Consultando su biografía, descubrimos que Claire Denis creció en las colonias francesas en el continente negro. Y eso se refleja en White material. Habitualmente, el cine occidental utiliza el espacio africano de un modo meramente decorativo, como un lugar exótico en el que situar relatos que podrían haber transcurrido en cualquier otra parte. A esto hay que sumar la tradicional mirada paternalista y culpable, incapaz de olvidar el pasado colonial. Por suerte, Denis nos muestra otra cosa: un lugar desapacible, en el que los personajes autóctonos se cargan de carácter para enfrentarse a una realidad conflictiva de la que no son los principales culpables.

Dotar de crudeza a este relato postcolonial es el primero de los muchos aciertos formales de Denis, aunque el principal es la elección de su protagonista. Isabelle Huppert tal vez sea la única actriz capaz de encarnar a un personaje de rara obstinación, cuyas inexplicables motivaciones se traducen en una convincente explicación hacia el final del film. Lo que ella busca es huir de la rendición, del fracaso de volver a Francia sin haber sido capaz de defender su sangrienta cosecha de café.

Se establece así un paralelismo entre el personaje y la directora, que en lo último que piensa es en hacer pasar al espectador una confortable sesión de cine. White material se construye mediante un montaje repleto de pequeñas elipsis y de saltos temporales que no buscan más que esa incomodidad que a la postre se convierte en el elemento por el que se consigue una perfecta convergencia entre forma y fondo. Ahí es donde reside la terrible belleza de esta irrepetible película.

En Notas de Cine | Tráiler de Una mujer en África |

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...