Crítica: Watchmen

Watchmen

Título original: Watchmen
Director: Zack Snyder
Género: aventuras, drama
Duración: 166 minutos
Intérpretes: Malin Akerman, Billy Crudup, Matthew Goode, Jackie Earle Haley, Patrick Wilson
Nuevo trailer: Watchmen
¿Debo ir a verla? ★★★☆☆ Pese a estar indiscutiblemente bien hecha, no llega a erigirse como la gran película que ansía ser.

Antes que nada, permitanme desautorizarme a mí mismo confesando que no he leído el comic de Alan Moore y Dave Gibbons. Debe ser una obra magnífica, a juzgar por el grado de exigencia de sus lectores. La brillantez y el peso de la misma se filtra por los cuatro costados del Watchmen que aquí nos ocupa, eso se lo garantizo: tanto, que el film no acaba de despegar por no atreverse a gritar su derecho a existir a instancias de la novela gráfica.

Pese a mostrarse seguro de sí mismo en la apuesta, el director Zack Snyder ha querido rizar el rizo de las películas de superhéroes y le ha salido una de esas raras películas de aventuras sin aventuras, dedicadas en su extenso metraje no ya a penetrar en las zonas oscuras de su género, sino que también a hallar el significado mismo de su existencia. Algunos no necesitamos tanto para chapotear y regodearnos en el placer primario de una historia, que no necesita justificación alguna, tan sólo el entusiasmo y la seducción y la esperanza de que lo que ocurre al otro lado de la pantalla nos afecte. Ninguna de esas cualidades se aprecia en el Watchmen de Snyder.


Que le pregunten a Spielberg y La guerra de los mundos, por poner sólo un ejemplo acoplado a los gustos del que esto escribe, y que sé que puede ser polémico… La platea pasaba dos horas agarrado a la butaca como nunca, a la vez que sufría con sus personajes a pesar del esquematismo de su guión.

Zack Snyder demuestra ser, de nuevo, un buen conocedor del material original –ése que yo no he manejado-, y sobre todo, un atípico creador de blockbusters, con una capacidad estética infinita. En Watchmen recurre a ella para dibujar un plantel coral de personajes sumidos en un mundo alternativo tan sucio como los propios sentimientos que ellos mismos arrastran, esos mismos que el espectador nunca llega a compartir. Watchmen es un film que no avanza, plantea varias incógnitas argumentales que por separado son muy débiles y que no funcionan por acumulación, dando la impresión de que, tras un espléndido comienzo que engloba el asesinato de uno de los personajes principales y unos títulos de crédito alabados por todos, el film parezca que no tiene más que ofrecer durante un buen rato.

A pesar de ello, el talento visual de Snyder consigue que todo ciertamente pase volando e incluso haya conatos de genuíno interés, y que el evento merezca la pena pese a ser una operación fallida. La pura acción no empieza hasta las dos horas de metraje, y tampoco cobra gran intensidad en su final, lo cual no ayuda: los actores pasan el examen, pero sin brillantez. Lo que cuenta de verdad es la enfática puesta en escena –demasiado-, que preña de imágenes y sonidos fascinantes el film, pero también lo hipertrofia en ocasiones, y sobre todo el entretejer una maraña argumental (llevada con mano dura por Snyder, hay que reconocerlo), que demuestra el talento del director para encandilar al espectador. Pero nada de esto oculta una intriga que tampoco es para tirar cohetes, precisamente.

Todo esto puesto al servicio de, aquí sí, una fascinante urdimbre argumental que entremezcla el sentido de la vida, de la justicia y de la unicidad de cada ser humano, además de todo lo que ustedes quieran. El problema es que la pulimentada superficie requería de hilar fino cinematográficamente hablando, no sólo para contentar a los fans del material original. En la ya comentada Amanecer de los muertos, Snyder remakeó a George A. Romero para las nuevas generaciones en un film semi-nuevo que no sacrificaba casi nada importante de aquella. En 300 el material de base le permitíó llenar con oficio dos horas con casi nada. En Watchmen la jugada era difícil y a la inversa. No se yo, pero me da a mí que el respeto a la obra madre le ha jugado a Snyder una mala pasada.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...