Crítica: X-Men. Primera Generación

X-Men: Primera Generación

Titulo: X-Men: Primera Generación
Título original: X-Men: First Class
Director: Matthew Vaughn
Género: acción, ciencia ficción
Duración: 128 minutos
Fecha de estreno: 3 de junio
Intérpretes: James McAvoy, Michael Fassbender, January Jones, Kevin Bacon
X-Men: Primera Generación, trailer
Pósters de X-Men: Primera Generación
¿Debo ir a verla? ★★★★☆ Sí, sí y sí.

Hace unas semanas expresé en este mismo espacio mi júbilo por la última adaptación de un personaje Marvel, el Thor dirigido por Kenneth Branagh. Quizá fruto de mi tendencia a pensar con las tripas y no con la cabeza, es hora de rebajar mi entusiasmo una vez vista X-Men: Primera Generación, estupenda refundación de la franquicia de X-Men abordada por el británico Matthew Vaughn cuando todo parecía perdido para la saga mutante.

Lo que parece innegable viendo las dos películas es la madurez que han alcanzado las adaptaciones cinematográficas de historietas. Lejos de la mera exhibición de efectos especiales, ambas apuestan por el desarrollo de personajes y conflictos -algunos mejor desarrollados que otros- incluso por encima de una estructura cinematográfica más convencional. Nos encontramos ante cintas de aventuras introspectivas en el sentido de que pesan cada vez más los conflictos personales e incluso sociales y políticos -como en esta X-Men: Primera Generación– por encima del puro carácter aventurero.

La cinta de Vaughn, sin embargo, equilibra todo con habilidad y acierto. El británico aporta como novedad una ambientación retro y una dinámica de cinta de espionaje -con un desenlace ‘quítame allá estos submarinos’ que recuerda enormemente a ‘La espía que me amó’- que resultan razonablemente novedosas en el género superheroico. Vaughn, además, se muestra extremadamente hábil a la hora de manejar las múltiples subtramas de cada uno de los personajes, a la vez que logra dotar de interés a la relación de amistad y rivalidad entre Xavier y Eric -futuro Magneto-.

X-Men: Primera Generación es, pese a algunas lagunas en sus efectos visuales, un ejemplo de lo que debe ser una producción veraniega. Fluida, entretenida, compleja dentro de su personalidad abiertamente comercial, y jamás hortera. En definitiva, una gran película y no un producto pensado para un puñado de fans.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...