Crítica: XXY

xxy-cartel

Título: XXY
País: Argentina, España y Francia
Año: 2007
Duración: 91 min.
Género: Drama
Directora: Lucía Puenzo
Intérpretes: Ricardo Darín (Kraken), Inés Efron (Alex), Martín Piroyanski (Álvaro), Germán Palacios (Ramiro), Valeria Bertuccelli (Suli), Carolina Peleretti (Erika), Luciano Nobile (Vando), César Troncoso (Washington), Jean Pierre Reguerraz (Esteban), Ailín Salas (Roberta), Lucas Escariz (Saúl).
Guión: Lucía Puenzo; basado en un cuento de Sergio Bizzio.
Música: Andrés Goldstein y Daniel Tarrab
Fotografía: Natasha Braier
Montaje: Alex Zito y Hugo Primero
Estreno en Argentina: 14/6/2007
Estreno en España: 11/01/2008
Web oficial: http://xxylapelicula.puenzo.com/main.html

Lucía Puenzo, hija del realizador, guionista y productor bonaerense Luis Puenzo, quien obtuviera en 1985 un Óscar a la mejor película extranjera por La historia oficial (1985), disipa con esta opera prima cualquier duda o reticencia a que pudiera inducirnos ser hija de quien es.

Verdaderamente es muy gratificante observar cómo mientras en la cuna del cine se repiten en un modelo conservador que languidece y se asfixia en su propia complacencia y falta de imaginación, en la periferia están surgiendo jóvenes realizadores-guionistas muy implicados con las historias que nos quieren contar y con un talento que induce a pensar en un futuro si cabe aún más alentador.

XXY

Lucía Puenzo, autora de las novelas «El niño pez», «Nuevos minutos» y «La maldición de Jacinta Pichimahuida», así como de los guiones de La mitad, de Marcelo Piñeyro o La Puta y la ballena, de Luis Puenzo, hace una entrada sorprendente madura en el mundo de la dirección con esta historia sobre la intersexualidad, cosechando premios por donde pasa, cítense el Gran Premio de La Semana de la Crítica, el Premio Golden Rail de 2007 o el Premio de la Juventud en la Semana de Cine de Valladolid, además de estar seleccionada por Argentina como candidata a los Óscar y nominada en los Goya en la categoría de mejor película hispanoamericana.

xxy-puenzo

XXY parece contarnos, en una primera lectura, el despertar a la sexualidad y al conocimiento de su cuerpo de una adolescente con ambivalencia sexual o hermafroditismo.

Pero si bien ésta es la savia medular de la historia, Lucía Puenzo, sin abundar en consideraciones técnicas o clínicas sobre esta manifestación tan peculiar de la conformación sexual que afecta a 1 de cada 500, construye, al hilo del cuento escrito por su marido Sergio Bizzio (Cinismo), pero focalizando ahora el interés en el mundo de los adolescentes, una fantástica y atípica historia de amor adolescente en un marco especialmente complejo como es el de la intersexualidad.

Pero, en contra de lo que pudiera pensarse, su planteamiento no se embarranca en la particularidad sexual del personaje, fabulosamente interpretado por una delgadísima Inés Efrón, sino que aprovecha la situación para reflexionar por extensión sobre temas tan sustanciales como la formación de la propia identidad, el derecho a la libre elección y el respeto al hecho diferencial.

Y lo hace con un estilo propio, sin efectismos, de una manera sobria, elegante, certera, que logra transmitir emoción en estado puro, sin sentimentalismos, escatimando con acierto en la textualidad e incluso en la música, con una fotografía que recrea espléndidamente esa atmósfera claustrofóbica que reduplica la angustia vivencial de todos los personajes.

No oculto pues que la cinta me ha seducido, y lo ha hecho por múltiples razones, empezando por la valentía de tratar desprejuiciadamente lo que viene en llamarse síndrome de Klinefelter y hacerlo con tanta delicadeza, sensibilidad y tino, por el original guión y la veraz materialización del mismo, por la magnífica dirección de unos actores, en particular de la pareja de adolescentes, por la destreza en la contenida transmisión de emociones, por la riqueza conceptual que envuelve la sencillez de formas, y en definitiva por hacernos recordar que otro mundo es posible, donde sepamos vivir y dejar vivir en paz sin intentar corregir ni normalizar la diferencia del que no es como nosotros.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...