Crítica: Zooloco

Crítica: Zooloco

Título: Zooloco
Título original: The Zookeeper
Director:  Frank Coraci
Género: Comedia
Duración: 102 minutos
Fecha de estreno: 12 de Agosto de 2011
Intérpretes:  Kevin James, Leslie Bibb, Rosario Dawson
Zooloco, tráiler español de una comedia con Kevin James
Tráiler: The Zookeeper, con Kevin James
¿Debo ir a verla? ★★☆☆☆ Comedia romántica con animalitos no apta para mayores de 12 años.

Imaginen un cruce antinatural entre ‘Dr. Doolitle’ y ‘Hitch, especialista en ligues’.  Probablemente el resultado se parecería mucho a Zooloco, una comedia romántica donde los animales hablan con el macho humano protagonista y le dan consejos sobre el arte de cautivar a hembras.

El responsable de organizar este improbable historia es Frank Coraci, un director al que debemos comedias  como ‘El chico ideal’, ‘El aguador’ y ‘Click’, todas ellas vehículos para el lucimiento del cómico Adam Sandler.  La estrella norteamericana ejerce en esta ocasión como productor de una cinta que intenta cimentar la carrera en el cine de Kevin James, colega del intéprete con el que ha trabajado en títulos como ‘Yo os declaro marido y marido’ o ‘Niños grandes’, entre otras.

Como en las comedias que Coraci ha dirigido para Sandler, se opta por una realización propia de una sit-com de lujo y un humor bastante simplón donde hay cabida para los chistes de ‘caca, culo, pedo, pis’. En esta ocasión, además, se aumenta el tono familiar con la inclusión de unos animales del zoológico que conversan con el  protagonista, un guardián que quiere recuperar a la chica que perdió hace un lustro. Kevin James da vida al peculiar personaje con sus armas habituales: su aire bonachón y un cierto toque ingenuo ideal para ganarse el corazón de los más pequeños. Le acompañan en la cinta  la divertida Leslie Bibb,  que da vida a una típica rubia tonta y superficial por la que beberá los vientos, y una radiante Rosario Dawson, en el papel una peculiar veterinaria que terminará ganándose el corazón del protagonista.

Con estos elementos, Coraci ofrece una película absolutamente previsible. Desde los primeros cinco minutos, uno sabe cómo acabará la cinta. Lo que quizá no tenga en cuenta es la cantidad de momentos bochornosos y ridículos que se acumulan en el largometraje. Entre los más surrealistas hay que destacar aquel en el que James orina en un tiesto de un restaurante para marcar el territorio o ese otro donde sale de marcha con un gorila y todo el mundo da por hecho que el animal es un humano con un estupendo disfraz.

Como es habitual en las películas americanas destinadas al público familiar, el largometraje está lleno de enseñanzas y lecciones morales. En este caso se nos sermonea sobrea la importancia de ser uno mismo y la obligación de comportarse bien con los demás.

En resumen, Zooloco puede gustar a los chavales menos exigentes, aunque provocará el sonrojo de aquellos con una mentalidad superior a la de un niño de 12 años.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...