Crítica: ‘El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos’

Peter Jackson concluye su segunda trilogía sobre el universo literario de Tolkien con un film agotador, que no eleva el escaso interés de sus predecesoras.

Tercera parte de 'El Hobbit'

Ha transcurrido más de una década desde la finalización de la trilogía de El señor de los anillos. El grato recuerdo que persiste de aquellas películas sigue demostrando, por si había alguna duda, que fue aquella una adaptación imperfecta pero muy meritoria, y sobre todo que se logró culminar maravillosamente un proyecto de producción realmente complejo y costoso, que implicaba levantar tres largometrajes de forma simultánea sin conocer la reacción de los espectadores, en especial de los exigentes admiradores del original literario de Tolkien. Finalmente, el mundo se rindió a Peter Jackson, y este se ha encargado finalmente, no sin hacerse de rogar y de tratar que lo hicieran otros, de El Hobbit, trilogía con la que retornamos a la Tierra Media y que se rodó como díptico, aunque al final ha dado para tres largometrajes no precisamente breves.

Los beneficios en taquilla han vuelto a ser cuantiosos, pero esto no puede justificar en modo alguno el escaso interés artístico de Un viaje inesperado, La desolación de Smaug y La batalla de los cinco ejércitos, cierre por todo lo alto que se estrena ahora. El amante de la trilogía anterior, que ansiaba volver a formar parte de tan grandiosa fantasía, seguramente habrá disfrutado con este segundo round. Pero esa es una actitud conformista que el crítico, como espectador experto, puede tolerar pero no compartir.

No hay prácticamente nada en las tres películas que conforman El Hobbit que aporte algo distinto a lo que vimos en ‘El señor de los anillos’. Más bien al contrario, donde había una historia épica llena de ramificaciones y personajes complejos y carismáticos, aquí asistimos a una peripecia en realidad sencilla pero hinchada hasta la extenuación, con tramas secundarias de escaso calado dramático y personajes que en su mayoría son esbozos, meros pretextos para desarrollar un gran espectáculo aventurero, orquestado de forma intachable por un Peter Jackson que en cualquier caso parece trabajar con el piloto automático, sin ofrecernos una sola idea novedosa de puesta en escena (parece que las agotó en su notable visión de ‘King Kong’). Considero que el acercamiento al lenguaje de los videojuegos ya se produjo en la batalla final de ‘Las dos torres’, y mejor casi ni comentar lo de la filmación a 48 fotogramas por segundo, algo del todo absurdo cuando se recurre a la cámara lenta de forma constante.

La batalla de los cinco ejércitos es un perfecto ejemplo de esa escasez de propuestas por parte de Jackson. A los pocos minutos, se resuelve la situación que en ‘La desolación de Smaug’ había quedado inexplicablemente inconclusa. A partir de ahí, se va configurando una batalla que ocupa casi la mitad del metraje y que en su desmesura y falta de emoción, algo directamente relacionado con lo poco que nos importan los personajes (qué diferencia con la de ‘El retorno del rey’), resulta agotadora. Todo ello por no mencionar la excesiva gravedad del tono, que desde luego no arregla la presencia de Alfrid el Adulador, que no resulta tan irritante por lo que representa como personaje como por el uso que se hace de él (no estamos tan lejos de Jar Jar Binks y de la insufrible segunda trilogía de ‘La guerra de las galaxias’, con la que esta de ‘El Hobbit’ guarda alguna similitud).

Sinceramente, no sé si El Hobbit habría resultado un díptico a la altura o si el problema era otro. Cierto es que el material literario de partida carece de la magnitud de ‘El señor de los anillos’, pero esa tampoco puede ser una excusa. La jugada comercial es tan evidente y jugosa como despreciable. Al final, se está fortaleciendo un modelo de producción de blockbusters en serie que el propio Jackson demostró que era posible pero que por el bien del cine y de nuestra salud mental, Hollywood debería desterrar cuanto antes. En la rebeldía del público para salir de su zona de confort está el cambio. Mientras, Jackson prepara un proyecto pequeño en Nueva Zelanda, algo similar a ‘Criaturas celestiales’. Compruebo con agrado que no soy el único que se cansó de tanto orco. Por suerte, ya va quedando menos para la próxima temporada de Juego de tronos.

Titulo: El Hobbit. La batalla de los cinco ejércitos
Título original: The Hobbit: The battle of the five armies
Director: Peter Jackson
Duración: 144 minutos
Género: Fantasía
Fecha de estreno: 17 de diciembre
Intérpretes: Martin Freeman, Ian McKellen, Evangeline Lilly, Orlando Bloom.
¿Debo ir a verla? ★★☆☆☆

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...