Cuestión de honor y el cine de los 70

Colin Farrell y Edward Norton, Cuestión de honor

Cuestión de honor, es la cinta del director Gavin O’Connor protagonizada por Edward Norton, Colin Farrell, Noah Emmerich, Jon Voight, Jennifer Ehle y John Ortiz. No hablaré sobre su trama, ni sobre si es buena o mala porque, simplemente, no la he visto. Mi post va dirigido a los periodistas y críticos, a aquellos que ensalzan o mandan al infierno una película en cuestión de segundos.

De este thriller, de 130 minutos de duración, se ha dicho que recuerda a Serpico (1973), la película de Sidney Lumet protagonizada por un más que increíble Al Pacino. Pero no sólo eso, también se dice en esa misma crítica que el director de Cuestión de honor, al igual que otros muchos directores y realizadores en la actualidad hollywoodiense, «parece haber estudiado a Francis Ford Coppola, Sidney Lumet y Alan J. Pakula para componer Cuestión de honor, thriller policial en el que la corrupción imperante remite al maestro de la temática, el Lumet de Serpico, aunque con los ecos familiares del Coppola de El padrino

Pero, ¿es realmente así o usamos el poder de la palabra para engrandecer las cosas pequeñas o empequeñecer las grandes a nuestro antojo? ¿Está surgiendo un nuevo Hollywood en el que se intenta imitar a los grandes directores americanos de los setenta? ¿O somos los periodistas y críticos los que, sin percatarnos de las consecuencias, opinamos sin pensar?

Pero lo siento, he vuelto a picar y por culpa de esta crítica de Javier Ocaña de El País, estoy deseando ir a ver Cuestión de honor el día 1 de enero de 2009. Si queréis ver el trailer, mirad este post de Julio Vallejo con el trailer de Cuestión de honor. Pasen un Feliz Año.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...