Dedicado a Jerry Goldsmith

jerry-goldsmith.jpg

Esta mañana he tenido un despertar especial. No me entiendan mal: en RNE estaban emitiendo uno de los juguetones cortes de mi amado Jerry Goldsmith para la película Gremlins, con lo que no he podido amanecer de mejor forma (musicalmente hablando, se entiende): el fallecido compositor de joyas como La Profecía o Poltergeist ha sido y será siempre uno de los mejores y más renovadores compositores musicales de la historia del cine, incluso en sus momentos más bajos, que los tuvo.

Pese a mi total desconocimiento de historia musical y mi manifiesta incapacidad para seguir cualquier ritmo en una pista de baile más allá de lo que viene siendo hacer el idiota, los ritmos percusivos y constantes de las partituras del genio de Los Angeles me resultan claros y emotivos. Es por ello que yo y tantos aficionados a la música cinematográfica echemos de menos a Jerry Goldsmith, -muerto en 2004 a los 75 años-.

Esa es la razón por la que quisiera hacer constar un tardío homenaje a uno de aquellos que, junto a John Williams, contribuyeron a renovar la música de películas expandiéndola hacia nuevos límites y llegando al punto neurálgico del cerebro de tantos, tantos, aficionados que mitificamos películas donde él intervino –Postergeist, Rambo, e incluso, Dios me perdone, El primer Caballero– no por su brillantez real, sino por su capacidad de tocar la fibra sensible del espectador gracias, precisamente, a su aportación a las mismas.

Y es que la música de Goldsmith (sencilla, melodiosa cuando debe, atonal en tantas otras ocasiones) demuestra un vigor fuera de toda duda en géneros como el terror o la acción: incluso en las consideradas más mediocres o alimenticias de su última etapa –Air Force One: menudo tema, señores-, nos pudo regalar joyas como The Mummy, a incluir con las ya mencionadas La Profecía o Poltergeist en cualquier antología.

Su influencia será enterna: compositores como Marco Beltrami son debedores de su estilo y alumnos suyos, y otros muchos fijan sus miras en su estilo al musicar escenas.

Existe por ahí un completo documental de su labor llamado Jerry Goldsmith: The complete DVD, casi imposible de conseguir por estos lares, como viene siendo habitual. Da igual: todos a escuchar a Goldsmith, y que sea este el primero de muchos post dedicados a la música de cine.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...