Dennis Hopper: nacido para ser salvaje

Dennis Hopper: adiós al último rebelde de Hollywood

Con Dennis Hopper muere el último de los actores rebeldes de Hollywood. En el ocaso del cine clásico norteamericano, el intérprete  fraguó su carrera a la sombra de Marlon Brando o James Dean, actores que, como él, encarnaron a personajes inadaptados y bastante complejos. Fueron ellos en cierta medida los que trasladaron el espíritu beat al acomodaticio cine norteamericano de los cincuenta. A finales de los sesenta, cuando su estrella parecía declinar, el actor consiguió remontar su carrera, en sus facetas de director e intérprete, con  ‘Easy Ryder’, el acta fundacional de lo que luego se denominaría ‘El Nuevo Hollywood’.

Tras unos años setenta donde paseó por el lado salvaje de la vida, lo que no impidió que nos dejara trabajos impecables como ‘El amigo americano’ o ‘Apocalypse Now’, los ochenta supusieron cierta rehabilitación crítica, gracias sobre todo a su intervención en ‘Terciopelo azul’, una de las obras maestras de David Lynch. Los noventa fueron los años de su afianzamiento en el cine de género, donde se especilizó en interpretar a malos de cómic. De esta época son sus apariciones en títulos como ‘Waterworld’, ‘Speed’ o ‘La Tierra de los Muertos Vivientes’. Durante sus últimos años de carrera, en los que trabajó normalmente en títulos de segunda fila, cabe destacar su intervención en ‘Palermo Shooting’, su segunda colaboración con Wim Wenders.

El pasado 29 de mayo, el actor de 74 años moría en su casa de California a causa de un cáncer de próstata. He aquí nuestro pequeño homenaje biográfico.

Dennis Hopper en Gigante

Inicios

Nacido en Dodge City (Texas) el 16 de mayo de 1936, Dennis Hopper descubrió su vena artística mientras estudiaba en un instituto de San Diego, ciudad a la que se trasladó con su familia cuando el actor tenía escasamente 13 años.Tras pasar por el mítico Actor’s Studio, prestigiosa escuela de actores a la que también acudieron James Dean o Paul Newman, sus primeros pasos profesionales en el mundo de la interpretación los daría en el mundo de la televisión, donde aparecería en diversos episodios de series de los últimos años cincuenta y primeros sesenta. Su trabajo también brilló en el cine, aunque en papeles secundarios, en cintas como ‘Rebelde sin causa’, ‘Gigante’, ‘Los cuatro hijos de Katie Elder’ o ‘Duelo de titanes’.

Jugando a ser director

La carrera del joven actor, que parecía estar en un punto muerto a finales de los sesenta, dio un giro de 360  grados al dirigir e interpretar ‘Easy Ryder. Buscando mi destino’, la popular epopeya de dos moteros por las carreteras de Estados Unidos. La película, un tremendo éxito en su momento, fue el germen del denominado Nuevo Hollywood,  una nombre que serviría para denominar a un grupo de  jóvenes directores norteamericanos de la talla de Martin Scorsese, Brian De Palma, Francis Ford Coppola o Hal Ashby, entre otros, que pondrían patas arriba el cine norteamericano. El largometraje, todo un hito de la denominada contracultura, sirvió también para dar a conocer a Peter Fonda, entonces todavía más conocido por ser el hijo de Henry Fonda que por sus dotes interpretativas, y Jack Nicholson, un joven actor que hasta entonces sólo había intervenido en películas de bajo presupuesto.

Dennis Hopper en Easy Ryder

‘Easy Ryder’ se convirtió, además,  en la película de mayor éxito de Dennis Hopper como realizador. No obstante, la carrera del Hooper cineasta, pese a no conseguir nunca un éxito comercial equiparable al de su ópera prima, prosiguió intermitentemente durante dos décadas. Suyas son ‘La última película’, extraño western que tuvo numerosos problemas de producción; ‘Caído del cielo’, largometraje de culto sobre personajes maltratados por la vida; ‘Colors’, violento policiaco protagonizado por Robert Duval y Sean Penn; la muy irregular ‘Camino de retorno’, deslabazada road movie con Jodie Foster y Bob Dylan; y ‘Labios ardientes’, una interesante muestra de cine negro con unas sensuales Jennifer Connelly y Virginia Madsen.

Walk on The Wild Side

‘Easy Rider’ no sólo fue el mayor éxito profesional del actor. También supuso su inmersión definitiva en una tremenda espiral de alcohol y drogas que le llevaría a participar en filmes irregulares o directamente olvidables. No obstante, la carrera de Hopper como intérprete tendría alguna que otra agradable sorpresa durante los setenta. La primera sería ‘El amigo americano’, una de las obras míticas de Wim Wenders, donde el actor recuperaría su imagen de cowboy. La segunda vino de la mano de Francis Ford Coppola en  ‘Apocalypse Now’, la película donde Hooper bordó su papel de fotógrafo colgado. El realizador italoamericano repetiría años después con el intérprete en la estupenda y poco reivindicada  ‘La ley de la calle’.

Dennis Hopper en Blue Velvet

Reinserción

Después de algunas experiencias no demasiado gratas con los estupefacientes, Hopper regresó a la primera plana con ‘Hoosiers’, una película deportiva con la que consiguió una candidatura al Óscar en el apartado de mejor actor secundario. Sin embargo, el respaldo definitivo de la crítica no llegaría hasta ‘Terciopelo Azul’, una de las obras maestras de David Lynch. Su papel de villano que tiene que recurrir a una máscara de oxígeno para poder fornicar con Isabella Rossellini está entre los personajes más perturbadores que ha dado la Historia del Cine.

Villanos de cómic

Los años noventa y primeros años del siglo XXI quedaron marcados en la carrera de Dennis Hopper como la época en la que el actor se divertía y ganaba dinero gracias a sus interpretaciones de malo de cómic en películas de género como ‘Speed’, ‘Waterworld’ o ‘La tierra de los muertos vivientes’. También tuvo tiempo de intervenir en títulos más ambiciosos como la infravalorada ‘Amor a quemarropa’, donde tenía un memorable diálogo con el mafioso interpretado por Christopher Walken, o ‘Basquiat’, colorista biopic del mítico mago del graffity dirigida por el artista Julian Schnabel.

En los últimos años, Hopper se limitó  a protagonizar proyectos poco interesantes destinados al DVD o la televisión. Sólo su intervención en ‘Elegy’, la película de Isabel Coixet, o su reencuentro con Wenders en ‘Palermo Shooting’ merecen ser destacadas dentro de esta etapa.

Dennis Hopper en Waterworld

Coleccionista de arte y fotógrafó

El actor norteamericano también destacó como fotógrafo. Cabe señalar en este aspecto la excelente colección de instantáneas que el actor fue recopilando de su participación en numerosos rodajes. También es interesante su labor como coleccionista de arte. Se dice que el fue el primero en comprar un cuadro de Andy Warhol por la ridícula cantidad de 75 dólares.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...