El Capitán Trueno, el rodaje maldito

capitan-trueno-problemas

Ya lleva haciéndose eco hace semanas. Que algo extraño había pasado en todo el proceso de rodaje, producción y distribución de El Capitán Trueno y el Santo Grial era evidente. Se palpaba en la antesala del estreno, ante la casi imposibilidad de visionar la cinta por parte de críticos y periodistas. Los pases de prensa quedaban anulados tras múltiples retrasos, justificados cada vez de manera más inverosímil. Tras las funestas -y premonitorias del fracaso- cifras desde que la adaptación del comic de Víctor Mora vio la luz, la bomba ha estallado. Pau Vergara, productor y guionista de la película, se ha visto salpicado por el fiasco general. Sergio Peris-Mencheta ha llegado a aseverar “Que este señor pague lo que debe y se aleje del cine español”. Ésta es la historia del truculento rodaje, con motines actorales, burlas del equipo técnico e impagos. Sin duda, una trama más seductora que quizás la que relata el propio largometraje.

Desde la web elmundo.es se han revelado datos esclarecedores de gran parte de las incidencias ocurridas durante la grabación de El Capitán Trueno y el Santo Grial. El problema ya se hizo palpable, al menos públicamente, en la promoción del film, calificado por el protagonista como ‘innombrable’. Pero la génesis del conflicto viene de lejos. Al parecer, en una de las producciones españolas más ambiciosas del año (10 millones €), nadie cobraba a tiempo. Esto derivó, inmediatamente en un compendio de amotinamientos paulatinos por parte del staff técnico y que alcanzó a la figura del Antonio Hernández, director de la película. La mala gestión del presupuesto obligaba, en los compases finales del rodaje, a escatimar incluso en el desplazamiento del personal. No había dinero ni para llenar los depósitos de los coches. Se abandonaban las furgonetas tras apurar el combustible hasta la última gota. Y la cosa no acaba aquí, existen diversas versiones donde se insinúa que incluso debieron salir a la carrera de varios hoteles, haciendo mutis por el foro y evitando pagar la estancia.

Esto obviamente repercutió en el resultado final de las aventuras de El Capitán Trueno. Muchas secuencias no se pudieron rodar, se sustituían escenas que tenían que desarrollarse en la playa y fueron reescritas para que tuvieran lugar en el campo. Otras directamente quedaron suprimidas. Todo el mundo estaba enfadado, el ambiente se tornaba hostil a las primeras de cambio… En los pocos momentos en los que la situación se volvía más apacible,incluso los figurantes, adjuntos a la dirección y demás miembros participantes en la realización de la cinta, no dudaban en rebautizarla como ‘El Capitán Chispita’. Pocos tenían esperanza en el buen devenir de la misma. Ni trueno, ni relámpago ni nada. La desconfianza crecía a pasos agigantados.

«El problema de la película ha sido Pau. Su ego. Él cree que es el Capitán Trueno», se ha llegado a decir. Este es el personaje que el artículo sitúa en el ojo del huracán. ¿Por dónde empezar? Al margen de las críticas anteriormente citadas de Peris-Mencheta, el equipo le cuestionó, al principio, su desgana y su desaparición en los momentos más tensos. Sólo daba la cara el otro productor, Antonio Mansilla. Ante las continuas protestas, agudizadas por los impagos, un buen día en el rodaje apareció un maletín lleno de dinero y se repartió parte de lo debido. In situ, como si de una lonja de pescado se tratase. Sin embargo, aún hoy ciertos proveedores no han recibido el total de lo convenido previamente. Incluso la empresa de cátering se ha visto afectada. Pero están más convencidos de cobrar. “Tenemos un pagaré que vence el 20 de noviembre. Son dos facturas de septiembre 2010″. Se habla de facturas de más de 250000 €. ¿Las excusas? Las de siempre, las que recuerdan al ‘Vuelva usted mañana’ de Larra.

La bufonada va más allá, dentro de las pretensiones lógicas al inicio de la grabación, se contrató a personal británico que había trabajado en la logística de sagas célebres como ‘Star Wars’ o la reciente ‘Harry Potter’. A mitad de rodaje tuvieron que irse. «En Inglaterra creen que se están riendo de nosotros. […] Siempre es pedir, pedir y pedir lo mejor y nunca pagan». Otra más, los extras impagados estaban, como la mayoría, en un inminente punto de ebullición. Durante la huelga del cine español en 2010 tres personas allegadas a Pau Vergara, custodiaban la entrada al rodaje, comprobando que los trabajadores eran quienes decían ser y así evitar posibles piquetes. La respuesta no se hizo esperar, distintos maniquíes convenientemente ataviados con camisetas y merchandising de la cinta formaron la ‘falsa’ protesta ante el dispositivo de seguridad recientemente creado.

Ante semejantes estulticias, los productores agraviados esgrimen el manido argumento “en todas las películas surgen problemas. En todas”. Y van más allá , a pesar de todo “Se trata de la película valenciana con mejor arranque en taquilla de la historia. Estamos muy contentos, satisfechos del resultado, a pesar de las críticas”. A continuación, cruces de declaraciones en las distintas cadenas, twitters, etc.. Sergio Peris Mencheta, erigiéndose como máximo exponente del disgusto e indignación general, ha canalizado -y sido foco- de la mayor parte de los reproches por ambas partes.

Lejos de tomar partido por nadie, lo innegable es que ha habido una evidente disfunción en la gestación del Capitán Trueno. ¿Alguien sabía de su estreno la semana que hacía acto de presencia en nuestra cartelera? La forma de llegar al gran público no fue la adecuada, los medios apenas hicieron una campaña de publicidad decente de la película. Se trató como un estreno menor. En las presentaciones en Valencia muchos actores no aparecían, seguramente hastiados con todo este proceso. Esta es la historia de un proyecto abocado al fracaso desde el principio, a pesar de la participación de TVE o la Generalitat Valenciana. La idea de llevar las andanzas de este héroe patrio lleva rondándose desde hace ya muchos años, pasando por las manos de diversos directores -siendo Juanma Bajo Ulloa el que más cerca estuvo de darle un cuerpo real al entramado-. Elsa Pataky, estrella del cast, abandonó el rodaje a pocos días del inicio, se tuvo que suprimir el uso del 3D por motivos presupuestarios, la semana de su estreno tuvo dificultades incluso para entrar en el Top Ten en taquilla… Ahora quedan revelados los supuestos impagos, deudas, motines y enfados de todos los involucrados en la producción. No sé si volveremos a ver al Capitán Trueno desde un patio de butacas, a pesar de que en un principio se concibió para ser una trilogía. Lo que el equipo participante en la que nos ocupa tiene claro es una cosa. “Si hay segunda parte, Pau la dirigirá”. Él no lo niega categóricamente, «Eso es como hablar de un futurible. Por ahora no. No lo haría», sentencia con cierta sorna.

Fuente | elmundo.es

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...