El Gabinete del Doctor Caligari

archive8.jpgEl Gabinete del Doctor Caligari (Das Kabinett des doctor Caligari) fue la película expresionista más famosa de su época. La película de Robert Wiene inauguraba todo un movimiento, que los franceses no tardaron en denominar “caligarismo”. El guión de la película fue obra de Hans Janowitz, un joven checo intoxicado por las películas de Paul WegenerCarl Meyer, un joven excéntrico austriaco marcado por una infancia durísima El Golem, El Estudiante de Praga y de y por los constantes exámenes mentales a los que fue sometido durante la guerra; ambos se basaron en un caso extraño de asesinato en Hamburgo.

De milagro, Erich Pommer, el poderoso productor de la Declabioscop, aceptó aquel insólito guión cinematográfico (el mismo Pommer dijo que había dado su conformidad al guión porque los relatos de misterio eran muy populares, aunque tanto Mayer como Janowitz afirmaron que lo hizo porque era un productor más arriesgado que la mayoría). El proyecto se lo encargaron en un primer momento a Fritz Lang pero no pudo atenderlo por verse obligado a terminar su primer film-serie Las Arañas. Así fue como acabó en manos del doctor Robert Wiene, que transformó la terrorífica historia de Mayer y Janowitz en la quimera que un demente cuenta a otro demente. Caligari, un médico de feria, panea crímenes sospechosos que hace ejecutar a César, su médium.

imagen3.jpgEn el guión original de Hans Janowitz y Carl Meyer, Caligari, director de un centro de alienados, representaba, según sus autores, el absurdo de un dominio asocial, la locura inherente a la autoridad. Un film contestatario pasó a convertirse en conformista.

Tal como reflejan los filmes expresionistas, El Gabinete del Doctor Caligari traduce simbólicamente, utilizando líneas, formas y volúmenes, la mentalidad de los personajes y su estado de ánimo. La luz, los decorados, el vestuario, todo intenta expresar el alma de los protagonistas y su intencionalidad aunque, despertando resonancias psíquicas en el espectador y guiando su espíritu hacia la idea que se le quiere sugerir. Los más impacientes podéis verla de forma totalmente gratuita desde aquí. Claro, que los coleccionistas pueden descargarla desde aquí. Es totalmente legal y gratis, incluso podéis elegir el formato que mejor os venga.

butaca01.jpgPara El Gabinete del Doctor Caligari, Janowitz sugirió que los escenarios fueran diseñados por el pintor e ilustrador Alfred Kubin, autor de La Otra Parte, y precursor de los surrealistas, pero Wiene quiso experimentar con el recurso de las telas pintadas (influyeron en esta decisión motivos económicos debido a las restricciones económicas que causó la primer guerra mundial) y, además, prefirió en lugar de Kubin a tres artistas expresionistas: Hermann Warm, Walter Röhrig y Walter Reimann, adictos al grupo “Sturm” de Berlín que mediante la revista de Herwarth Walden (también llamada “Sturm”) promovía el Expresionismo en todos los campos del arte.

Las telas y decorados de Caligari abundan en formas dentadas y agudas (claras reminiscencias góticas): líneas quebradas sugiriendo casas, calles contrahechas,… las luces y sombras son representadas con violentas manchas blancas y negras pintadas en los mismos decorados. Estos transforman los objetos materiales en auténticos ornamentos emocionales: chimeneas oblicuas sobre los techos, ventanas con forma de flecha, arabescos formando árboles amenazantes…

caligari08.jpgEl Gabinete del Doctor Caligari introdujo también los letreros en los decorados por primera vez en el cine; cuando el psiquiatra loco ha de convertirse en Caligari, se le aparecen en las nubes y en los árboles unas letras quebradas que dicen: “Debo transformarme en Caligari”.

En la película, los elementos lineales (verticales y diagonales), no son pura expresión pictórica sin contenido sino que se convierten en una auténtica simbología: el personaje de César, símbolo de la agresividad inconsciente y en el fondo víctima de Caligari es asociado a figuras triangulares (su constitución física, sus ropas, la daga con la que va armado…). Otro ejemplo sería Jane, protagonista asociada a líneas verticales y a curvas gráciles (los marcos de las ventanas en su habitación, los largos velos blancos de la misma estancia, su vestido…). La feria, con sus filas de tiendas y las muchedumbres recorriéndolas representa, según Siegfried Kracauer, la anarquía que trae aparejado el caos.

caligari7.jpgEl Gabinete del Doctor Caligari también supo aprovechar la luz como elemento expresionista narrativo. En un momento clave de la película, presenciamos un asesinato, a través de las sombras y vemos proyectada en una pared la sombra del asesino apuñalando a su víctima.

Con toda su simbología, con todos sus elementos expresionistas, El Gabinete del Doctor Caligari despliega una atmósfera saturada de horror y de premoniciones. Sin lugar a dudas, con Caligari empiezan a afirmarse los métodos específicos de la técnica cinematográfica alemana. La película de Wiene inauguró una tradición de películas realizadas totalmente en estudio.

El Gabinete del Doctor Caligari de Robert Wiene supo coordinar decorados, actores, luz y acción integrándolas en el mismo plano, teniendo como resultado el primer gran filme expresionista. Película de gran influencia en la Historia del Cine y punto de inflexión en el cine alemán, que a partir de esta obra se convertía en el gran rival de la industria norteamericana hasta los años treinta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...