El guión, según William Monahan

william-monahan.jpg

Tras el visionado reciente de El Reino de los Cielos (en su recomendable versión del director, con 45 minutos más que la estrenada en cines) e Infiltrados, sigo sin tener una visión general sobre William Monahan, uno de los guionistas más valorados ahora mismo en Hollywood y ganador del Oscar el año pasado por la cinta de Scorsese.

Su estilo brillante e impetuoso, su voluntad por privilegiar los personajes y sus diálogos -atrevidos y literarios, cínicos, rápidos y afilados en la cinta de Scorsese- frente a otros elementos, su iniciativa autoral en ellos -Monahan insiste en trabajar sólo o con directores de talento, no dejando su guión a futuras revisiones de otros-, y su energía, sólo son comparables a su pretenciosidad (ver algunos pasajes de los films antes mencionados, como la presentación de Balian al Rey Balduíno en El Reino…).

Monahan nació en una familia irlandesa y católica en Boston, Massachussetts. Este conocimiento de la ciudad le llevaría más tarde a ser alabado por ello en Infiltrados. Aficionado al cine y a Shakespeare desde pequeño, comenzó escribiendo relatos cortos (At the Village Hall), antes de ser novelista. En 1993 es contratado por el diario alternativo New York Press para escribir relatos cortos satíricos entre los que destaca el dedicado a Unabomber (Harvard and the Unabomber: The education of an american terrorist), en el que al parecer vertió una teoría que resultó ser utilizada por no pocos analistas más tarde.

Tras ello, fue ascendido a editor en la revista Hamptons, pero sólo aguantó tres números. Después vino su colaboración en la revista Maxim, y su primera novela Light House, también en su vena satírica y caústica, sólo para luego idear una tira cómica, Dining Late with Claude Labadarian, donde creó un falso crítico literario a lo largo de 13 números.

Luego llegó el guión de Tripoli, que iba a ser realizada por Ridley Scott pese a ser finalmente cancelada. No importa, el director de Blade Runner le comentó al escritor que le gustaría hacer un film de caballeros, naciendo el germen de lo que sería luego El Reino de los Cielos años después. Mientras tanto, Warner compró los derechos de Light House para que la dirigiera Gore Verbinski en 1998, pero tampoco pudo ser. Monahan tuvo que dedicarse a diversos trabajos alimenticios, como los primeros borradores del guión de Jurassic Park IV, hasta que Plan B, la productora de Brad Pitt, le encomienda el adaptar el film japonés Infernal Affairs a la americana: nace Infiltrados.

Para futuros meses veremos Body of Lies, de Ridley Scott, que parece haberle adoptado como su guionista. Monahan escribe sus guiones en una convencional Olivetti, por considerar que los ordenadores tienen demasiadas distracciones. Ahí, le damos la razón todos.

Fuente | wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...