El Nacimiento de una Nación

birth-of-a-nation-poster-color.jpgEl Nacimiento de una Nación fue la primera película que realizó David Wark Griffith en los estudios que había mandado construir en Hollywood tras abandonar la Biograph. Muy influenciado por Quo Vadis, para El Nacimiento de una Nación Griffith extrajo el argumento de una obra del reverendo Thomas Dixon titulada “The Clansman.

En esta novela, el sacerdote describe las peripecias de la Guerra de Secesión y los años de posguerra tan difíciles que acaecieron sobre el pueblo americano. Presentada el día ocho de febrero de 1915, después de varios meses de rodaje, el filme de Griffith obtuvo excelentes críticas pero también algunas quejas por el cariz tan racista que se ofrecía en algunos momentos de la película. Consecuente con su extracción social y con un ideal ciertamente ingenuo, Griffith desarrolló una larga película de doce rollos en la que no se dudaba a la hora de ensalzar las virtudes del ideario sudista y entre ellas las acciones que venía realizando el Ku-Klux-Klan.

La cinta describe una relación entre dos familias amigas y su posterior enfrentamiento en la guerra civil. Con el Nacimiento de una Nación, Griffith culmina su labor de sintetizador de las leyes del lenguaje cinematográfico aplicadas al proceso narrativo de lo que se pretende explicar, porque este filme es algo más que un melodrama racial, gracias al meticuloso orden de 1.375 planos ordenados de acuerdo a la lógica visual del autor.

Por primera vez en el cine, la cámara dejaba de aparentar una inmovilidad exasperante para convertirse en ágil testimonio de actividad, mediante inteligentes combinaciones entre encuadres de distinta magnitud, pasando por ejemplo, de la panorámica de una batalla al primer plano de un caído en plena acción. Con detalles de este estilo Griffith se convertía en el primer gran narrador del cine norteamericano: planificando los movimientos de cámara.

A través de las protestas a causa del racismo latente en la película se deduce la incipiente importancia social que el cine conseguiría años más tarde. La polémica se inició mucho antes de que fuera estrenada, pero su estreno en la ciudad de Los Ángeles fue acompañado de manifestaciones antirracistas y violentos enfrentamientos con la policía. Al fin y al cabo, al autor le amparaba la libertad de expresión resguardada por la Constitución, una circunstancia que le posibilitó mantener la película en pantalla y que se convirtiera en la más taquillera de la historia del cine mudo. En definitiva, se trata de una obra de capital importancia en la historia del cine que sentaría las bases de la sintaxis cinematográfica.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...